Toni Roldán, vocal del CD Ibiza, ayer en la redacción de Prensa Pitiusa.

3

Antonio Roldán es, además de un político de tendencia progresista, el responsable de la escuela de fútbol del CD Ibiza. Su filosofía se aleja de la que otros muchos directivos trataron de imponer en el histórico club ibicenco. Paso a paso, su idea es dotar a la entidad de secciones inferiores que posibiliten la regeneración de sa Deportiva y la recuperación de su tradicional masa social. Roldán huye de mensajes grandilocuentes y apuesta por el trabajo de cantera para recuperar el amor de los más pequeños por el club de la isla.

—¿Cuál es su idea de escuela de fútbol para el CD Ibiza?

—Hemos planteado la escuela como algo más aparte del fútbol; que sea también educativa. Enseñarle a los críos los valores, que crezcan con ellos, que amen el deporte, que trabajen colectivamente y que se les quite el tema de los egos. Cuando lleguen a los 8 ó 9 años ya decidirán por dónde quieren ir.

—Un club sin categorías inferiores está condenado a la extinción. ¿Cuáles son los siguientes pasos en este sentido?

—Ahora mismo hay 26 niños. La escuela empezó hace mes y medio. Queremos llegar a tener unos 50 ó 60 niños, que es lo ideal para tener un poco de masa social, que los niños estén a gusto y que los monitores se ganen el sueldo. Se trata de que los niños, a raíz de que los padres los vayan trayendo, puedan querer de verdad al Ibiza. Que lo lleven en el corazón y que cuando podamos tener todas esas secciones inferiores, que de verdad amen al equipo. Queremos que el Ibiza tenga esa masa social que siempre ha tenido y que nunca tuvo que dejar de tener, y todos sabemos por qué dejó de tenerla.

—¿Cómo es su relación con otros clubes del municipio en el tema de la cantera?

—Ahora mismo tenemos un convenio firmado con la Penya Blanc i Blava, ellos son filiales este año pero el convenio se firma anualmente. Los juveniles y demás podremos utilizarlos siempre que el entrenador lo crea conveniente. El año que viene veremos si todo funciona y si sigue o no el convenio. No sabemos cómo todavía, pero queremos crear secciones inferiores con el nombre del Ibiza. Si no es con el nombre del CD Ibiza, será con Ibiza Atlético o Atlético Ibiza o ya veremos cómo. Pero el CD Ibiza tiene que tener secciones inferiores.

—Parece que se están tomando con calma los objetivos a corto y medio plazo, a diferencia de anteriores directivas.

—La nueva directiva se creó el año pasado y nuestra linea a seguir es muy clara: no tenemos prisa, no queremos aquello de subir por subir, que algún mecenas venga a poner dinero y al año siguiente se vaya dejando el club al garete. Queremos empezar de cero; hicimos primero el equipo de regional, luego creamos esta escuela y poco a poco intentaremos ir subiendo, pero sin ninguna prisa. Si este año o al próximo no subimos, no pasa nada. La cuestión es ir haciendo equipo poco a poco y que los que estamos en la directiva tengamos las cosas muy claras. Si vemos en algún momento que alguien se desvía por otro camino, dejaremos de estar allí, pero no creo que sea el caso porque todos estamos fuertes y tenemos claro lo que queremos. Queremos crear una masa social, que el CD Ibiza vuelva a ser lo que ha sido siempre y que todo el mundo cuando hable del Ibiza hable del referente de toda la isla.

—¿Han recibido apoyos por parte de empresas privadas?

—Contactos siempre hay, ha habido gente que se nos ha ofrecido. El año pasado un grupo italiano se ofreció a entrar pero cuando plantearon las condiciones que querían, nosotros la directiva por unanimidad nos negamos a esas cosas. Querían llegar, poner dinero y manejar el equipo. Por ahí no vamos a entrar. Este año se han puesto en contacto con nosotros algunas empresas porque quieren apoyarnos, no por intervenir en nuestras decisiones. Hay dos empresas que nos están apoyando, pero no han pedido nada a cambio, simplemente que el equipo funcione, que seamos serios y que no estemos sólo por sacar la cabeza. Que trabajamos de verdad por los críos y el deporte de Eivissa.

—Parece que ha cesado el revuelo a causa de la nomenclatura del club.

—Nosotros el tema del nombre cuando se planteó el año pasado lo tomamos un poco a risa porque no tenemos nada que ver en cuanto a la gestión que se hizo cuando había otros directivos. Tenemos un ‘nick’ diferente y tenemos gente nueva. Sólo una persona estuvo en anteriores directivas, pero nada tenemos que ver en anteriores gestiones. Queremos recuperar el Ibiza como tal, pero no tenemos la culpa de la gestión que hicieron los demás; sin juzgarlos, pero el club desapareció dos veces.