Rubén, capitán del CD Ibiza, se cuela en el área del Port de Sóller con el balón controlado

0

CD IBIZA: 4

PORT DE SÓLLER: 0

El CD Ibiza demostró que va en serio en su intento de ascender a Tercera división. Ayer, ante el Port de Sóller los de Iván Córdoba fueron muy superiores. El conjunto pitiuso tiene jugadores que en sus acciones demuestran ser e otra categoría y eso es algo que un play off marca las diferencias. El 4-0 reflejó lo que se vio en Can Misses.

Lo cierto es que el encuentro tuvo poco ritmo. Salió mejor plantado el equipo local. Las primeras llegadas eran para los rojillos que se pudieron adelantar en el minuto 7. El disparo de Rubén iba para dentro, pero golpeó en Ortiz que se cruzó de manera involuntaria y evitó el tanto de su compañero.
Con el paso de los minutos el partido entró en una monotonía. Los mallorquines que necesitaban la victoria por más de un gol de diferencia no se lanzaron a por el partido y el juego entró en una fase de sopor. Las defensas se imponían. Behar pudo adelantar a los pitiusos cuando le comió la tostada al defensa y se plantó sólo contra el portero, pero sin acierto.

Poco después, en el 33 Chechu, el mejor del Sóller caía lesionado. El infortunio se contagió y en el Ibiza se tenía que retirar Ortiz.

La mejor de los visitantes llegó en el 38, cuando Pep vio adelantado a Paquito, pero a su disparo le faltó altura. Todo estaba destinado al 0-0 en el descanso, pero un error defensivo en un despeje dejó solo a Juanan que en el mano a mano fusiló al portero mallorquín. 1-0, jugadores a vestuarios y eliminatoria encarrilada.

Nada más empezar la segunda parte, Paquito evitó el empate con una gran intervención. Con esa ocasión el Sóller desapareció. El balón pasó a ser monopolio del Ibiza que empezó a generar llegadas. El partido tenía poco ritmo y se jugaba a lo que querían los locales.

En una de éstas, en el minuto 63, el balón le llegó a Winde en el corazón del área. El senegalés se resbaló. Se rehizo y sin ponerse nervioso la puso en la red. 2-0.

Con ese tanto se acabó el partido. Los minutos que quedaban sobraron. O habrían sobrado si no fuera por Ramiro. En el 83, recibió en el área, tiró la bicicleta y la puso con música en la escuadra. Golazo.
Aún hubo tiempo para que Rafa pusiera el cuarto. Y pudo llegar el quinto, pero Tomillero se estrelló con la cruceta.
La victoria clasifica al Ibiza para la siguiente ronda. En el la eliminatoria decisiva, se jugará el ascenso contra el Andratx, que ayer tumbó al Sant Jordi (1-2).