Iriarte intenta lanzar ante dos defensores. | Daniel Espinosa

0

La UD Ibiza HC Eivissa no recupera su juego. Los ibicencos cayeron ayer en casa ante Puerto Sagunto (22-27) y ya son seis partidos sin ganar. Tras un inicio de liga espectacular con cuatro victorias en otros tantos partidos, el equipo se ha atascado y el sueño de pelear el ascenso se ha convertido en una pesadilla por evitar el descenso.

Los pitiusos no salieron mal al partido y durante el primer cuarto de hora la iniciativa fue suya. No lograban irse en el marcador, pero sí mandaban en él. A los últimos diez minutos se entró con el 7-7 en el marcador. Fue entonces cuando los valencianos consiguieron marcharse en el marcador hasta el 8-11 con el que se llegó al tiempo de descanso.

El segundo tiempo comenzó con un intercambio de golpes y superado los cinco minutos la distancia seguía siendo la misma (11-14). Los de Tilves no encontraban el camino. Los minutos iban cayendo y el encuentro no se igualaba. De hecho, la diferencia fue creciendo (13-19).

Una exclusión de los valencianos, permitió que los unionistas se acercasen un poco en el marcador (18-21) a falta de nueve minutos por jugarse.

La diferencia bajó a dos goles, pero en la siguiente acción el Puerto Sagunto no falló. Sí lo hizo Iriarte y con un nuevo gol visitante la distancia se volvió a situar en cuatro goles (19-23).

Los celestes, ayer de negro, se metieron de lleno en el partido a falta de tres minutos y medio. En una acción de exclusión y siete metros, Sancho no falló para poner el 22-23.

Los visitantes, pese a estar con un jugador menos, salieron victoriosos de este parcial. Dos goles y dos errores locales dieron al traste con el intento de remontada y el 22-25 con poco más de un minuto y medio por jugarse ya era definitivo. El reloj llegó a cero cuando el marcador señalaba 22-27.