Javi Rodríguez, con el balón en su poder durante el partido entre el HC Eivissa y el Club Cisne. | Mohamed Chendri

0

La UD Ibiza HC Eivissa está obligada a ganar esta tarde (pabellón de sa Blanca Dona, 17.00 horas) para apurar sus escasas opciones de alcanzar el puesto de promoción por el ascenso a la Liga Asobal. El equipo ibicenco parte como favorito ante un Zarautz que ocupa la última plaza en esta fase por el título y contra el que, sobre el papel, no debería pasar excesivos apuros.

El conjunto celeste está ahora mismo a cuatro puntos del Puerto Sagunto, que es cuarto pero pelearía por el ascenso dado que el Barça B, tercero, no puede ascender por su condición de filial de una escuadra que ya milita en la máxima categoría nacional. Quedan seis puntos en juego y, aunque la misión es difícil, los pupilos de Eugenio Tilves lucharán por ese premio mientras las matemáticas no digan lo contrario.

Pese a la diferencia clasificatoria, el técnico de los pitiusos, que tiene ganas de que continúe «la buena dinámica de juego», no se fía un pelo de su rival: «Tenemos que defender muy bien y correr mucho porque, aunque esté abajo, es un equipo joven, de calidad, con mucho uno contra uno, buena continuidad y le gusta correr».

«Si no estamos concentrados en defensa, no trabajamos bien el repliegue y no somos intensos, no podremos correr ni conseguir goles al contraataque, por lo que se nos complicaría el partido», explicó el entrenador de la UD Ibiza HC Eivissa.

El preparador unionista, además, considera que existen ánimos de «revancha». «En esta segunda fase, contra ellos hicimos nuestro partido más flojito, en el que menos se vio nuestra seña de identidad. Vamos con ganas de cambiar eso y también con algo de ganas de revancha», sentenció.