Marc de Val saluda al capitán del Castellón bajo la atenta mirada del colegiado Daniel Palencia en el playoff de ascenso de 2020. | ACERO

1

«Lo único que pido es que el domingo no pase nada extraño. Eso sí que lo pido», advirtió Manolo González. El fantasma de lo ocurrido hace un par de temporadas en La Rosaleda ante el Castellón planea sobre Santa Eulària. «Yo lo estaba viendo en casa y fue un escándalo. Lo único que pido es que eso no vuelva pasar», insistió el técnico de la Peña en relación a las dos polémicas rojas que tiraron por la borda el gran trabajo realizado por aquel equipo que dirigía Raúl Casañ.

En ese sentido, González reconoció que no está en sus manos y que si vuelve a ocurrir algo similar, se regresarán a la isla «cabreados», pero que poco más se podrá hacer. «Pido que nos dejen ganar o perder en el campo, que no pase nada extraño. Yo entiendo que hay muchos intereses, entiendo que en Primera RFEF interesa más el Murcia que la Peña, pero que nos ganen en el campo, como toca. Que nos dejen tranquilos y nos dejen competir», continuó.

Cabe recordar que el 23 de julio de 2020, en La Rosaleda, la Peña Deportiva se topó con un escandaloso arbitraje. Una actuación impropia de una fase de ascenso a Segunda División. El colegiado Daniel Palencia entró en la historia negra del fútbol ibicenco al destrozar el sueño de Santa Eulària. El Castellón era favorito, pero el árbitro se encargó de allanarles el camino con dos tarjetas rojas. La Peña terminó cayendo en la prórroga, con honor, pero con el dolor de saber que algo raro había pasado, algo que no tenía que ver con lo deportivo.

Ese el principal miedo que tiene Manolo González y la gente del entorno del club. Por eso insistió en que le dejasen competir y que no ocurra «nada raro» ante el Real Murcia en el duelo que se disputará en el Rico Pérez el domingo a las 18.00 horas.

Campo a reventar

Un partido para el que está previsto un desplazamiento masivo de aficionados murcianos, se habla de alrededor de 10.000 personas. El ambiente será hostil, pero no es algo que preocupe a Manolo González, que razonó que incluso podría ser bueno: «Que vaya mucha gente del Murcia a mí me gusta. Pienso que es como ir a jugar al Bernabéu. Es motivante. Jugar en el Rico Pérez con mucha gente, aunque sea del equipo contrario, para nosotros es motivante y muy bonito. La gente da favorito al Murcia, pues sí, pero porque es el Murcia. Si fuese el Socuéllamos, el partido sería diferente. A mí me da igual. Esto es once contra once y creo que mi equipo está capacitado para ganar a cualquiera».

En esa misma línea defendió las posibilidades de su equipo, pero destacó la importancia de ser fieles a su estilo: «Debemos ser nosotros mismos. Hacer lo que hicimos todo el año, tener la pelota, ser un equipo ofensivo. Un equipo que quiere dominar. Yo no pienso que seamos un equipo inferior al Murcia, ni mucho menos. A partir de ahí, juegan muchas cosas. Hay que saber jugar el partido, tener calma como hicimos contra el Coruxo y tener la experiencia suficiente de jugar este tipo de partidos que no tienen nada que ver con lo de liga».

Cabe recordar que la Peña llega en un excelente momento de forma con un final de liga sensacional. De los últimos once partidos solamente ha caído en Formentera, en el último encuentro liguero donde las cabezas ya estaban pensando más en el playoff que en la liga. Además, el equipo ha dejado la portería a cero en cuatro de los últimos cinco partidos.    «Llegamos con confianza, con muchas ganas de poder ascender. También estamos muy motivados porque todo el mundo da por hecho que perderemos el domingo y eso también nos sirve. Nos motiva todavía más. Somos un equipo muy joven, sin experiencia, pero sí tenemos fútbol. Cuando tienes calidad y juegas bien, puedes ir a cualquier lugar», avisó el técnico.