0

«Para mí es una muy buena oportunidad, es la oportunidad. Creo que todos en la vida necesitamos esa confianza de la primera y yo la he encontrado en Ibiza. Creo que va a ser un muy buen año y mi único objetivo es acabar la temporada mucho mejor que la pasada. Es un club que siempre ha crecido, que está en expansión. Nuestro método es muy fácil: trabajar, trabajar, trabajar y entender al jugador, tratar de comprender por qué ciertas cosas del juego no salen como queremos. Estoy ilusionadísimo de ayudar a crecer este club que tiene un margen de mejora fantástico». Estas fueron las primeras palabras de Javier Baraja como entrenador de la UD Ibiza. El vallisoletano vivirá en la isla su primera aventura como técnico en el fútbol profesional.

Es una apuesta del director deportivo Miguel Ángel Gómez que desde la presidencia del club han valorado con muy buenos ojos. «Cuando Miguel Ángel me planteó la opción de Javi Baraja como posible entrenador de la UD Ibiza, se me vino a la mente la temporada 19/20 cuando por la pandemia se interrumpió la temporada y preparamos el playoff tres meses y el cuerpo técnico, con Pablo Alfaro, nos decía que no querían al Valladolid B porque era un equipo intenso, que jugaba bien al fútbol», confesó Amadeo Salvo durante el acto de presentación del técnico que tuvo lugar ayer en la sala de prensa de Can Misses.

El presidente del club se mostró satisfecho con su nuevo técnico: «Desde la primera entrevista, que fue un poco más informal, me dio la sensación de que podía ser el entrenador de nuestro club. Creo que es el perfil idóneo para el proyecto que vamos iniciar esta temporada. Es un entrenador joven, que tiene hambre y ganas de ser entrenador en la élite. Es una oportunidad no para él, sino para el club también. A todos los grandes entrenadores que hay en el fútbol alguien les dio una oportunidad. Alguien arriesgó y yo creo que en nuestro caso el riesgo es mínimo porque Miguel Ángel lo conoce muy bien».

Entre Carcedo y Jémez

En cuanto a su estilo, Baraja señaló que le gustaría encontrar un término medio entre la propuesta de Juan Carlos Carcedo y la de Paco Jémez. «Yo soy muy partidario de tener un equipo muy equilibrado. Creo que en Segunda lo fundamental es que el equipo se sienta sólido, que en cada campo tiene que competir. Ser un equipo rocoso que siempre compite y tiene opciones de ganar», señaló.

Par más tarde añadir: «Para mí el equilibrio te da la confianza y la confianza te da los puntos. Si un equipo pierde la confianza porque está encajando demasiado, al final los puntos no van a ayudarte en la tabla. Si un equipo marca mucho, pero recibe, también te va a crear dudas. Lo mejor es encontrar el equilibrio, evidentemente ganar porque aquí estamos para ganar, pero siempre dentro del equilibrio que supone no encajar y atacar lo máximo posible. Encajar en Segunda, es un lastre porque los equipos juegan a mantener el resultado. Hemos tenido los dos ejemplos la temporada pasada y se ha cumplido el objetivo, buscaremos un término medio».

Sobre la plantilla, aseguró que está contento con lo que tiene porque hay «una base muy buena que hay que aprovechar», pero también reconoció que espera «retoques» para hacer un equipo competitivo que tenga una seña de identidad muy clara y que haga disfrutar a la afición.

Al ser cuestionado sobre si el salto al fútbol profesional le daba vértigo, respondió: «Vértigo ninguno, esto es fútbol. Es una buena oportunidad que hay que trabajar. El vértigo y el miedo solo le tiene a la muerte. El resto es trabajarlo y confiar en lo que estás haciendo y transmitirlo a los jugadores. Es un reto para mí, creo que un entrenador que consiga que los 23 o 24 jugadores de una plantilla crean en la idea va a tener mucho éxito. Vamos a trabajar para ello. Esto convencido de que los jugadores van a estar contentos y el rendimiento va a ser muy alto».

Por último, destacó la «ilusión» que se ha encontrado en el club y sobre el fichaje del portero Fuzato, aseguró: «Nos hemos reforzado con un jugador de mucha proyección que tenía a muchos equipos detrás. Ha sido una negociación rápida y nos hemos anticipado a muchos destinos y eso nos va a hacer tener un portero de garantías y seguramente cuando acabe el año estemos hablando de un portero revelación de la categoría».

En cuanto a su equipo, Baraja tendrá a Ñoño Méndez como segundo; a su hombre de confianza, Jesús Rueda, como asistente técnico; la preparación física será cosa de Toni Servera y Roberto Lorenzo; Juan Carlos Martínez, entrenador de porteros; Abel Rodríguez, analista; Carlos Sánchez, performance; y Juan Martín, readaptador.