0

La última vez que el Mallorca visitó Can Misses acabó goleado. Fue hace casi 15 años, concretamente el 10 de octubre de 2007, cuando sucumbió por 4-1 contra la SD Ibiza-Eivissa en la final de la cuarta edición del Trofeu Illes Balears, que se adjudicaron los ibicicencos.

El conjunto pitiuso lo dirigía Luis Elcacho. El técnico ilerdense alineó prácticamente su once de gala, que fue el siguiente: José Antonio, José, Castillo, Buti, Sergio, Dopico, Rial, Xavi Gràcia, Nacho Jara, Julien y Manel. También jugaron Samir, Matías Alonso, Puet, Quique y Raúl Garrido.

EIVISSA. FUTBOL. IV TORNEIG ILLES BALEARS. EL EIVISSA DERROTA AL REAL MALLORCA, (4-1).

El cuadro mallorquinista, con Gregorio Manzano al frente del banquillo, saltó al campo con los siguientes futbolistas: Germán Lux, Molinero), David Navarro, Nunes, Fusco, Varela, Pereyra, Borja, Tuni, Víctor y Trejo. También tuvieron minutos Castro, Dani Güiza, Ballesteros, Nsue y Ramis.

El Eivissa, a pesar de militar en Segunda B, se mostró superior a lo largo de todo el partido. Pasada la media hora de juego vio recompensado su mejor juego. Joan Castillo desniveló la balanza con un zapatazo fortísimo tras una falta botada en corto por Xavi Gràcia. Fue el único tanto de la primera mitad.

EIVISSA. FUTBOL. IV TORNEIG ILLES BALEARS. EL EIVISSA DERROTA AL REAL MALLORCA, (4-1).

Tras el descanso, Manel sólo necesitó un minuto y medio para subir el 2-0 al marcador. El delantero remató a placer tras una acción individual de Dopico, extremo que brilló con luz propia en aquel encuentro. Cinco minutos después, en el 52, llegó la sentencia. Manel y Dopico se intercambiaron los papeles y este último se encargó de hacer el tercer tanto. El millar y medio de aficionados ibicencos que había en la grada lo celebraba por todo lo alto.

En el 65, Matías Alonso cabeceó a la red un centro de Dopico para firmar el 4-0. El Mallorca marcó el gol del honor en el 80 por mediación de Nsue.

Este domingo, a las 19.00 horas, el equipo bermellón regresa a Can Misses. La UD Ibiza tratará de protagonizar la sorpresa como aquel Eivissa que goleó al Mallorca en 2007.

Matías Alonso celebra el cuarto gol.