Las jugadoras de la selección femenina española de fútbol. | Europa Press

0

Las selecciones de fútbol masculina y femenina estadounidenses alcanzaron este miércoles la igualdad salarial después del acuerdo entre la Federación de Fútbol del país (USSF), la Asociación de Jugadoras del Equipo Nacional Femenino (USWNTPA) y la Asociación de Jugadores del Equipo Nacional Masculino (USNSTPA) para la firma de dos nuevos colectivos que esperan ser "estándar mundial para avanzar en el fútbol internacional".

Según informó la Federación Estadounidense, con estos dos convenios colectivos, que se extienden hasta 2028, "logran la igualdad salarial a través de términos económicos idénticos". "Estos términos económicos incluyen una compensación idéntica para todas las competiciones, incluida la Copa del Mundo y la introducción del mismo mecanismo de reparto de ingresos comerciales para ambos equipos", señaló.

Estos históricos acuerdos provocan que la estadounidense sea "la primera federación en el mundo" en igualar los premios en metálico concedidos por participar en el Mundial, y además "mejoran" en otros aspectos no económicos como "la salud y seguridad, la privacidad de los datos y la necesidad de equilibrar las responsabilidades con el club y el país".

Además, en otro paso histórico para todas las partes, la federación compartirá al 50 por ciento entre las dos selecciones "una parte de sus ingresos por retransmisión, socios y patrocinios", y también pagará a los y las internacionales "una parte de los ingresos" de la venta de entradas de sus partidos como locales y organizados por el organismo, y un "plus de bonificación" en aquellos encuentros en que se agoten las localidades.

"Este es un momento verdaderamente histórico. Estos acuerdos han cambiado el fútbol para siempre aquí en los Estados Unidos y tienen el potencial de cambiarlo en todo el mundo", dijo la presidenta de US Soccer, Cindy Parlow Cone, que cree que este paso les lleva "hacia una nueva fase increíblemente emocionante de crecimiento mutuo y colaboración" en la búsqueda de que el fútbol sea "el deporte predominante en los Estados Unidos".

La dirigente se mostró "agradecida por el compromiso y la colaboración" de los dos combinados nacionales e "increíblemente orgullosa del arduo trabajo que ha llevado a este momento". "Todos los que se preocupan por nuestro deporte deben compartir este orgullo mientras esperamos trabajar juntos para hacer crecer el fútbol para las generaciones venideras", añadió.

Por su parte, desde la asociación de jugadoras, su presidenta y jugadora, Becky Sauerbrunn, consideró "los logros" de este convenio "un testimonio de los increíbles esfuerzos" de las internacionales "dentro y fuera del campo".

"Esperamos que este acuerdo y sus logros históricos no sólo proporcionen la igualdad salarial sino también que el mejorar el entorno de entrenamiento y juego para las jugadoras de la selección nacional servirá de manera similar como base para el crecimiento continuo del fútbol femenino tanto en los Estados Unidos como en el extranjero", subrayó.

Finalmente, Walker Zimmerman, miembro de la asociación de jugadores, recordó que les dijeron que "la igualdad salarial para hombres y mujeres no era posible". "Pero eso no nos detuvo y seguimos adelante y lo logramos. Esperamos que esto haga que otros se den cuenta de la necesidad de este tipo de cambio e inspire a la FIFA y a otros en todo el mundo a moverse en la misma dirección", sentenció.