Alonso, Vives, López, Lizana y Cortès, este jueves en el CESAG. | M. À. Cañellas -

3

El Centre d’Ensenyament Superior Alberta Giménez (CESAG) organizó este jueves la mesa redonda El calamar en juego. El papel de la escuela y los maestros en la educación sobre pantallas. En el debate participaron Maria Magdalena Cortès y Alexandra Lizana, profesoras del grado de Educación en el CESAG; Fèlix Alonso, director general de Consum; Antoni Vives, secretario general de Escola Catòlica; y Gisela López, orientadora de Projecte Home. Precisamente, Gisela López advirtió de los efectos negativos de la adicción a las pantallas: «Las tecnologías son motivadoras y una herramienta educativa brutal, pero, sin una adecuada educación en su uso, pueden dificultar la capacidad de mantener la atención para memorizar canciones enteras, hacer un examen de 50 minutos o leer un libro. Todo ello no es tan intenso ni atractivo como lo que aparece en las pantallas. Y podemos llegar al extremo de, en niños de 2 o 3 años, no ser capaces de controlar sus esfínteres ni de masticar bien la comida».

López añadió que «ni siquiera los profesores somos tan atractivos como las pantallas y no nos actualizamos cada dos meses. Ante todo ello, hay que potenciar la prevención de la adicción a las pantallas. Desgraciadamente, la prevención es la hermana pobre en todos estos procesos, pero, con una mayor apuesta por la misma, nos ahorraríamos muchos problemas posteriores. Los adultos podemos perder el tiempo un domingo por la tarde viendo chorradas en una pantalla, pero que lo haga un niño, que se está formando, es mucho más preocupante».

Al tratarse de un acto organizado por el CESAG, el público estaba compuesto, mayoritariamente, por alumnos de los grados de Infantil y Primaria. Gisela López se dirigió a ellos advirtiéndoles de que «como futuros docentes, vais a tener que fijaros en estos comportamientos». Una encuesta inicial entre los presentes reflejó que el 55 % no había leído ningún libro en los últimos tres meses, pero el 34 % había visto más de 10 películas o series en ese mismo período. El 77 % ya no ve canales de televisión de la TDT.