El ‘rey del cannabis medicinal’, Maximillian White. | ALEX SEPULVEDA

0

El ‘rey del cannabis medicinal’, Maximillian White, se aloja en una villa de lujo de alquiler turístico con vistas a la bahía de Santa Ponça. Está situada en la misma calle en la que el futbolista del Barcelona Robert Lewandowski compró su mansión por 3,5 millones de euros. En la entrada de la vivienda del empresario de Nottingham hay una cerámica con tintes religiosos: ‘Dios bendiga cada rincón de esta casa’.

Al inglés le acompaña León Bardavid, un hombre musculado al que conoció cuando White trabajó como relaciones públicas en el bar Tokio Joe’s de Magaluf hace dos décadas. Tobias White, de 35 años, hermano pequeño del ‘rey del cannabis medicinal’, falleció el pasado domingo en Son Llàtzer tras varios días en coma inducido. El martes 26, de madrugada, la víctima fue reducido por los porteros de la discoteca Boomerang de Punta Ballena y también por agentes de la Guardia Civil. Un médico le suministró dos calmantes y lo trasladaron al hospital.

Sobredosis

El Grupo de Homicidios de la Guardia Civil se hizo cargo de la investigación de la muerte del hombre. Las primeras hipótesis de los agentes es que falleció a consecuencia de una sobredosis porque había consumido cuatro tipos de drogas distintos.

Maximillian White también ha iniciado una investigación por su cuenta. «Hace nueve días que trabajo con un equipo de 45 personas y llevo gastados cerca de un millón de euros», asegura el empresario en inglés, que según cuenta se codea con agentes del servicio de inteligencia del Reino Unido, el MI5. Las acciones del empresario británico en el negocio de la marihuana medicinal, según la revista Forbes, están valoradas en 3.500 millones de euros y proceden de 40 hectáreas de tierra que adquirió en la zona del Algarve, en Portugal.

«Seré honesto. Tengo el dinero para comprar toda Punta Ballena y cerrarla. Gano entre tres y cuatro mil millones de euros al año, pero esto no es una cuestión de dinero». El ‘rey del cannabis medicinal’ recuerda que el pasado 26 de julio, cuando ocurrieron los hechos, estuvo con su hermano y su familia viendo un espectáculo en Pirates y luego se dirigieron a buscar algún restaurante para cenar en la plaza de BCM, en Magaluf. «No estábamos de vacaciones», aclara antes de ofrecer un cigarro a los periodistas.

«La gente puede venir a Magaluf de vacaciones por 300 euros y beber todo lo que quiera, pero ¿cuál es el protocolo si alguien que ha bebido pierde su camiseta? Necesitamos entender el protocolo». El informe de la Guardia Civil remitido al Juzgado de Instrucción número 7 es que Tobias White intentó acceder al establecimiento sin camiseta y los porteros le negaron la entrada. El inglés se puso agresivo y tuvo que ser reducido por el personal de seguridad y por varios agentes de la Guardia Civil que acudieron al local.

Noticias relacionadas

El hermano del fallecido pone en duda esa versión. «No estoy aquí para hacer sangre o por sed de venganza. Yo no estoy diciendo que quisieron matar a mi hermano porque estaría mintiendo, pero la brutalidad de los porteros y de los guardias provocaron su muerte». Maximillian White cuenta que su hermano se dejó la camiseta en la discoteca porque acompañó al hijo del empresario al taxi. Al volver a la discoteca uno de los porteros le dijo que había perdido su mesa VIP y que si quería volver a entrar tenía que reservar otra. Tobias dijo que no quería, que sólo volvía a por su camiseta, y se dio cuenta de que alguien se la había quitado.

Paradas cardíacas

White explica que tiene varios vídeos de lo que ocurrió en el interior de la discoteca Boomerang. «El personal de seguridad cogió por detrás a mi hermano y lo redujo de forma brutal. Le quitaron la cadena que llevaba, los zapatos y lo golpearon por todo. Tobias sufrió dos paradas cardiorrespiratorias. Tenía la cara pegada al suelo, una rodilla en la cabeza y ocho agentes encima suyo», relata. «¡Ocho!», dice en español. La víctima, según su hermano, gritaba que no podía respirar. I can’t breathe!, como George Floyd, el hombre que murió asfixiado por la rodilla de un policía en Minneapolis en mayo de 2020.

White se plantea la siguiente duda: «Aunque mi hermano protagonizara algún tipo de altercado, ¿cuál es el protocolo? Reduces a un hombre, te sientas encima de él y le golpeas durante 30 minutos a pesar de que diga que no puede respirar. Me gustaría saber por qué actuaron así, por qué hay africanos trabajando sin licencia en clubes de ocio nocturno que no saben hablar ni inglés ni español», comenta en referencia a una supuesta brutalidad por parte de los porteros de la discoteca.

– ¿Qué cree que ocurrió realmente con su hermano?
– Creo que fue atacado por el personal de seguridad en la discoteca Boomerang y por varios agentes y luego fue víctima de la incompetencia del hospital, que tenía poca información correcta.

– ¿El efecto de los tranquilizantes que suministraron junto a las drogas que supuestamente había consumido le podrían haber ocasionado la muerte?
– No, yo creo que el paro cardiaco se produjo por la falta de oxígeno en el cerebro y no por los sedantes.

ASS030822001 (89).jpg

Maximillian White, que ha contratado los servicios del abogado penalista Jaime Campaner, lamenta que nadie le haya informado sobre el resultado de la autopsia practicada a su hermano. Tobias era una persona «amable, sincera y leal». El empresario británico se encontraba en la casa de Santa Ponça cuando le comunicaron lo sucedido. «Me encanta Mallorca, estuve viviendo aquí cuando era más joven y me gustaría ayudar a construir un lugar más seguro».

– ¿Cree que el fallecimiento de su hermano fue una cuestión de racismo?
– Estamos hablando de la muerte de un hombre que tuvo encima a ocho personas, un hombre sin antecedentes penales. Si hubiera sido blanco y español estaría vivo.