La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, en una sesión en el Congreso de los Diputados. | Jesús Hellín - Europa Press

10

El anteproyecto de la Ley de Protección, Derechos y Bienestar de los Animales, que ha impulsado la ministra de Unidas Podemos Ione Belarra, prohíbe la cría doméstica de cualquier mascota. De esta forma, el texto prevé entre 500 y 10.000 euros de multa si éstas procrean, y obliga además a esterilizar y poner el microchip a todos los gatos, tal como ha publicado El Español.

Esta prohibición de criar afectaría a todos los particulares, exceptuando los que se den de alta en el denominado "Registro de Criadores de Animales de Compañía".

La medida está recogida en el artículo 27 del anteproyecto de ley, en su apartado "k" donde especifica que queda prohibida "la cría de cualquier especie de animal de compañía por criadores no inscritos en el Registro de Criadores de Animales de Compañía".

Además, el artículo 81 define como "infracciones leves" aquellas conductas que, "por acción u omisión, conlleven la inobservancia de las prohibiciones y obligaciones establecidas en esta ley", como es el caso de la cría doméstica, una práctica muy extendida en los entornos rurales.

El artículo 84 precisa que las infracciones leves a esta ley se sancionarán con "apercibimiento o multa de quinientos a diez mil euros". A su vez, el anteproyecto detalla que, en caso de incurrir más de dos veces en una infracción leve, la misma pasará a considerarse grave, con sanciones previstas "de diez mil uno a cincuenta mil euros".

El único animal cuya esterilización se volverá obligatoria en caso de aprobarse la ley son los gatos, que también tendrán que llevar microchip necesariamente.

Además, se contempla la creación de un "listado positivo de animales de compañía", un catálogo donde constarán las especies legales mascotas. Las que no figuren en dicho listado serán consideradas ilegales, y deberán ser incautadas para su conservación en zoológicos o acuarios.

Según Javier Almunia, presidente de la Asociación Ibérica de Zoológicos y Acuarios (AIZA), esto podría provocar dos problemas: la ausencia de animales silvestres que sí puedan ser susceptibles de habitar en las casas y la saturación de los espacios a los que se envíen las especies consideradas ilegales, algo que podría afectar a su trabajo en la conservación de otras especies.

Por otra parte, la Ley de Protección, Derechos y Bienestar de los Animales establece que será obligatorio contratar un seguro para todos los tipos de perro en todo el país, así como realizar un curso gratuito de formación que acredite para la tenencia de perros.