Una persona sosteniendo billetes de Euro. | Imagen de moerschy en Pixabay

1

Los españoles en general y los ibicencos en particular nos hemos acostumbrado a una Administración cada vez más voraz, más grande y menos eficaz. Una Administración mediocre plagada de diletantes que utiliza nuestro dinero para darnos servicios cada vez más lamentables. Los políticos son los que están al frente del cotarro y se escudan en los rimbombantemente llamados «técnicos» cuando la cosa sale regulín o cuando no quieren hacer algo que saben que deberían hacer.

Unidas Podemos surgió para luchar, decían, contra este tipo de abusos. Pero la realidad es que los cometen del mismo modo o peor. Como sucedió en su día con el Pacte Progressista, esta formación nos ofrece a diario muestras de ser una completa estafa. Un buen ejemplo de ello lo tenemos    en Vila con el dichoso toldo de la parada de taxis del puerto. 18.000 euros nos ha costado la broma de una lona que solo da sombra en dos momentos puntuales del día. Un toldo más ancho, sobre postes menos altos e inclinado hubiera sido la solución adecuada para el objetivo de proteger a los usuarios del taxi de las inclemencias del tiempo. Hasta yo que no soy técnica y soy de letras puras lo entiendo.

Pero el concejal de Unidas Podemos, Aitor Morrás, no lo ha entendido igual. Y con la excusa de no perjudicar al carril bici que discurre paralelo al toldo en esa acera y que no utiliza nadie, ha autorizado esta burla pagada con nuestro dinero. Yo no sé ya si hay vida inteligente en Can Botino pero me niego a que la solución sea la resignación. Y desde aquí exijo a Morrás y al alcalde Ruiz que demuestren que tienen la capacidad intelectual suficiente como para solucionar esta mamarrachada. No nos avergüencen más, por favor. No se gasten nuestro dinero en gilipolleces.