Restos de sangre en una pared de la casa donde se produjeron los hechos. | Toni Ruiz

139

La Vénda des Pi des Català fue el escenario ayer de una mañana de pánico que se saldó con dos heridos de diversa gravedad y un fallecido, un hombre de 82 años que se quitó la vida tras descerrajar al menos tres disparos que alcanzaron a su nieto y nuera en el entorno de su casa en Formentera. El nieto, un joven de 22 años de nacionalidad alemana, fue evacuado de urgencia a Can Misses y permanece hospitalizado en planta, estable dentro de la gravedad, por herida de arma de fuego, según informaron desde el Área de Salud de Ibiza y Formentera.

El joven herido ha sido trasladado a Can Misses.

El suceso se desencadenó poco antes de las 09.00 horas de ayer cuando el agresor, un octogenario de origen alemán afincado desde hace años en la isla, irrumpió en la propiedad en la que residen las víctimas.

Según el relato de los hechos, el hombre se encontraba apostado en el exterior de la casa esperando la salida de su nuera. Era primera hora de la mañana y la mujer se disponía a llevar al colegio a uno de sus hijos cuando se topó con su suegro. Tras intercambiar unas palabras el hombre sacó un arma corta y le apuntó al tiempo que le lanzaba amenazas. En un momento dado el joven de 22 años salió en defensa de su madre. El octogenario abrió fuego. El joven recibió dos balazos en su pierna derecha y brazo. La madre resultó herida leve en un brazo por los efectos de un disparo directo o una bala perdida. Tras el ataque y dejando atrás un reguero de sangre y dos familiares malheridos, el agresor se adentró en una pinada y se descerrajó un último disparo en la cabeza.
Rencillas y tragedia familiar

Tras alertar de los hechos, hasta el escenario del trágico suceso se movilizaron varias unidades de la Guardia Civil, Policía Local, y una ambulancia del 061.

PISTOLA

El agresor, que ya había sido denunciado por otros incidentes, empleó una pistola que no estaba registrada y no disponía de permiso de armas

Al llegar al lugar los efectivos atendieron a los heridos y procedieron a su evacuación al hospital de Formentera. El hombre de 82 años se encontraba en estado crítico por impacto de bala en el cráneo, señalaron desde el servicio de emergencias 061. El joven de 22 años presentaba un diagnostico menos grave, mientras que la mujer de 46 años resultó herida leve y recibió el alta poco después.

Noticias relacionadas

El 061 activó el helicóptero medicalizado para trasladar a los heridos a Ibiza. El más grave, el abuelo, falleció en el hospital de Formentera. Paralelamente, el joven era estabilizado y evacuado de urgencia vía aérea. El Área de Salud de Ibiza y Formentera activó el Código Trauma, dispositivo en el que participan los servicios de Cirugía, Anestesia, Traumatología, Urgencias y UCI.

Investigación
Mientras tanto, en el escenario del tiroteo los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil recababan pruebas y testimonios sobre lo sucedido. La vivienda fue acordonada con un precinto y en el exterior eran bien visibles las huellas del ataque con impactos de bala en uno de los coches y en la pared de un muro blanco, ayer teñida de rojo por la sangre derramada por una de las víctimas.

Fuentes de la investigación apuntaron que tanto la Guardia Civil como agentes de la Policía Local de Formentera habían intervenido en varias ocasiones en este domicilio por conflictos familiares, ya que existían malas relaciones.

El caso causó una gran conmoción en la isla de Formentera dado que la familia era bastante conocida, especialmente la mujer, muy ligada a la SD Formentera (formaba parte del equipo directivo) y que concurrió en las últimas elecciones en la lista de Gent x Formentera.

El agresor, que no tenía permiso de armas, empleó una pistola que no estaba registrada. Su nuera le había denunciado recientemente. Ayer, la tensión acabó trágicamente.