Previous Next
0

Al César lo que es del César. En los últimos años, sobre todo en el actual, han corrido ríos de tinta sobre la falta de agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la isla. Y es verdad. Las plantillas no solo no están completas, sino que en muchos casos se encuentran infradimensionadas respecto al número de habitantes con que cuenta Ibiza en temporada alta. Sin embargo, en las últimas semanas hemos asistidos al menos a tres importantes operaciones contra el narcotráfico, esa lacra que emponzoña la imagen de la isla y que destroza las vidas de muchos jóvenes que no le dan el oportuno valor al peligro que entrañan ciertas sustancias.

Hace unas semanas, agentes de la Guardia Civil desmantelaron en el polígono Montecristo un gigantesco laboratorio para el cultivo de marihuana, en el que se aprehendieron de la mayor cantidad de aceite de hachís hallada en España, 28 kilos.

Esta misma semana, el Instituto Armado ha detenido a nueve jóvenes en una operación desarrollada en Sant Antoni, la mayoría de ellos británicos. Agentes de la Policía Judicial realizaron dos registros domiciliarios e intervinieron cocaína, éxtasis, marihuana, hachís, metanfetamina y viagra. Un 'completo', vamos. Los detenidos formaban un grupo dedicado a la venta de sustancias estupefacientes en Sant Antoni. Solo tres días después, la Guardia Civil decomisó miles de dosis de metanfetamina, MDMA, cocaína y ácido en ses Païsses, y más de 100.000 euros en efectivo en manos de cinco jóvenes británicos. Un perro fue clave en el dispositivo para encontrar la droga.

Esta semana también tratamos la nueva ley de Turismo, que prevé sanciones de hasta 40.000 euros para quienes alquilen de forma ilegal y de hasta 400.000 euros por su comercialización. Sin embargo, el director insular de Turisme, Vicent Torres 'Benet', aseguró en una entrevista a la TEF que recogió este periódico que las sanciones a los pisos turísticos podrían tardar 4 o 5 años en ejecutarse. 'Benet' admitió que con la nueva ley iniciar un expediente sancionador es muy complejo. El gobierno insular desconoce si podrá contratar más inspectores, por lo que en la práctica será muy difícil erradicar los alquileres por días y semanas en los bloques residenciales de la isla. A no ser que las administraciones trabajen y colaboren como han hecho en las últimas semanas las fuerzas de seguridad. Así, sí.