Coronavirus

El reencuentro con el médico

Desde que los pacientes deciden el tipo de consulta, el 68 % de ellos opta por presencial

| Ibiza |

Valorar:
Un hombre y una mujer esperan su turno en el centro de Salud de Vila. Foto: TONI P.

Un hombre y una mujer esperan su turno en el centro de Salud de Vila. Foto: TONI P.

Toni Planells

El pasado día 17 los centros de salud de las Islas recuperaron gran parte de la normalidad en la atención tradicional a los usuarios que se había visto alterada desde hacía más de un año por el coronavirus para evitar el contacto y la aglomeración de personas en las salas de espera. Desde entonces la Conselleria de Salud estableció que la visita al médico ya puede solicitarse directamente para que sea presencial sin que resulte obligado pasar antes por una criba telefónica. En resumen, es el paciente quien decide qué tipo de consulta quiere, si presencial o telefónica, cuando hasta esa fecha era el propio médico quien decidía.

Esto ha conllevado un cambio importante. Desde el Área de Salud de Ibiza y Formentera señalan que aunque cada centro de salud y cada agenda médica tiene su propia realidad, la situación se ha invertido.

En los momentos más duros de la pandemia, cuando se intentaba evitar en medida de lo posible las consultas presenciales, estas estaban en torno a un 30 %, mientras que el 70 % de las dudas médicas se resolvían por vía telefónica, aunque algunas de estas consultas telefónicas también terminaban siendo presenciales.

A fecha de 1 de junio, estas cifras se habían volteado. Según los datos del Área de Salud, el 68 % de las consultas médicas y de enfermería estaban siendo presenciales, mientras que las telefónicas se han visto relegadas a un 32 %.

Cabe recordar que el cribado telefónico que se impuso en marzo de 2020 cogió al sistema falto de rodaje. Especialistas de Atención Primaria se vieron saturados por tener que pasar consulta sin tener las bases de datos actualizadas, ni dispositivos adecuados lo que repercutía en la atención al usuario.

Y aunque con el paso del tiempo la situación fue mejorando, lo cierto es que a 4 de mayo la demora media para una cita en las Pitiusas era de 7,42 días. Este cambio que está recuperando gran parte de las consultas presenciales también se ha visto reflejado en las listas de espera que se han aligerado. La demora está bajando y a 1 de junio estaba en 3,2 días, más de la mitad en apenas un mes. Incluso hay centros de salud en los que es inferior.

No desaparecerá
Lo que tienen claro desde el Área de Salud es que la consulta telefónica ya no desaparecerá. Este tipo de atención se quedará sobre todo para los trámites más administrativos. Entre estos se encuentran: solicitud de informes, cita para el hospital, activar o renovar la Tarjeta Sanitaria Individual, cambiar de médico o centro de salud, información de trámites burocráticos, justificantes de asistencias o renovación de recetas.
No solo no desaparecerá la consulta telefónica. Desde el Servicio de Salud se está trabajando para implantar un sistema de consultas por videoconferencia que permita a los médicos ver las posibles dolencias de los pacientes.

Los médicos pueden llamar directamente desde su ordenador
Desde hace seis o siete semanas, los médicos de las Pitiusas tienen un nuevo sistema que ha permitido descongestionar las centralitas de los centros de salud. Los facultativos pueden llamar desde sus ordenadores a los pacientes. Este sistema que funciona con sencillez, unos auriculares para escuchar y hablar, y llamar con un solo click en la ficha del paciente, ha dado una mayor agilidad al modelo de consulta telefónica que se ha extendido durante estos meses de pandemia para evitar, en la medida de lo posible, que los pacientes se tengan que desplazar hasta el centro de salud.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.