La representación de los Don Pepe con las firmas, en la Conselleria de Presidencia del Govern.

13

El Govern balear volvió a proteger el martes al conseller de Vivienda y presumiblemente candidato del PSOE a la presidencia del Consell d’Eivissa en el año 2023, Josep Marí Ribas Agustinet, del desgaste político que está provocando al partido la crisis de los apartamentos Don Pepe. En su lugar, Francina Armengol volvió a confiar en la consellera de Presidencia, Mercedes Garrido, para bregar parlamentariamente con el Grupo Popular en todo lo referente a esta cuestión.

De hecho, la propia encargada de realizar ayer la interpelación parlamentaria al equipo de gobierno por la política seguida en relación a los Don Pepe, Virginia Marí, se mostró «sorprendida» de que, «teniendo al conseller de Vivienda que es ibicenco y exalcalde del municipio de Sant Josep, me vaya a hacer la réplica la consellera de Presidencia, que es una recién llegada a esta problemática».

Marí volvió a pedir «humanidad» al Ejecutivo autonómico con los afectados que van a perder su vivienda, la mayoría de los cuales están en tratamiento médico y psicológico, y recordó que «Marí Ribas fue el que lo empezó todo» en junio de 2020, por lo que calificó de «hipócrita» la actitud del conseller y anterior alcalde de Sant Josep y su equipo de gobierno, del que aseguró que «su mala gestión y su falta de voluntad política es lo que nos ha llevado a este punto».

«El señor Josep Marí Ribas, como conseller de Vivienda, tendría que ponerse en la piel de las 80 familias a las que va a echar a la calle», insistió la diputada ibicenca, que recordó que, en un primer momento, el primer paso que dio el Ayuntamiento es «declarar las viviendas en ruina y ofrecer una mísera indemnización de 20.000 euros por familia y un alquiler de dos meses. ¿De verdad creen que esto es justicia?», preguntó Virginia Marí.

Asimismo, volvió a acusar al conseller, exalcalde y secretario general de la Federación Socialista Pitiusa de «mentir» al decir que desconocía los informes presentados por los vecinos. Unos informes que ponen en evidencia «que los edificios no corren peligro de entrar en colapso». «Su caradura es impresionante», subrayó Marí, «ya que antes de abandonar la alcaldía por la puerta de atrás en febrero de 2021 ya se le hizo entrega por parte de los vecinos de numerosos informes en los que se detallaba que los edificios eran reparables».

También recordó que los socialistas habían ocultado la vía que permitía, de manera excepcional al Consejo de Ministros, legalizar los Don Pepe por razones de utilidad pública, algo que no hizo el anterior alcalde de la localidad, e insistió en los esfuerzos que lleva realizando el Partido Popular para tratar de que se modifique la Ley de Urbanismo balear para que se permita, en determinados casos, la realización de obras en edificios fuera de ordenación.

Por su parte, la consellera de Presidencia, Mercedes Garrido, acusó a Virginia Marí de hacer «populismo y demagogia» para ver «si pesca algo electoralmente». Garrido recordó la reunión mantenida la semana pasada entre Ayuntamiento, Consell, Govern y los vecinos en la que se acordó que se trabajaría conjuntamente para encontrar una solución «si es posible».

Desde el Govern evitaron responder qué medidas tenían previsto llevar a cabo para evitar que entraran okupas en el edificio una vez que hayan desahuciado a los legítimos propietarios.

Entrega de firmas

Una representación de los afectados de los Apartamentos Don Pepe, encabezada por la presidenta de la Comunidad de Propietarios y portavoz de los vecinos, Silvia Hernández, se desplazó el martes a Mallorca para hacer entrega en la sede del Govern balear de una copia de las más de 6.500 firmas recogidas en apoyo a su causa.

Con esta entrega los vecinos ya han puesto en conocimiento de las tres instituciones implicadas en su problemática y en su posible solución, Consell d’Eivissa, Ayuntamiento de Sant Josep y Govern balear, todo el apoyo popular con el que cuentan desde la isla de Ibiza para que finalmente no pierdan sus hogares.

La carta de Doña Sofía

La Oficina de la Reina Doña Sofía ha remitido una carta a los vecinos de los Don Pepe en la que les confirmaban que Su Majestad había recibido el manifiesto que entregaron los afectados el pasado 26 de noviembre a su jefe de seguridad y en el que solicitaban su intercesión para evitar el desalojo de sus viviendas.

En una misiva firmada por el Jefe de la Oficina de Su Majestad la Reina doña Sofía, Arturo Luis Coello Villanueva, ésta «lamenta profundamente las circunstancias que describen en su escrito». Pese a ello, continúa la carta «siento informarles de que nada puede hacer directamente en su favor, al carecer de competencias al respecto».

No obstante, continúa el escrito, siguiendo las indicaciones de Doña Sofía «damos traslado del mismo al Consell d’Eivissa, por si pudieran facilitarles algún tipo de ayuda con relación a su situación».

Finaliza la carta enviada por el Jefe de la Oficina de Su Majestad la Reina Doña Sofía transmitiendo el «sincero deseo de Su Majestad de que encuentren una pronta solución al problema que plantean».

Hay que recordar que Doña Sofía presidió el concierto que abrió la octava edición del Ciclo de Música de Cámara en las Ciudades Patrimonio de la Humanidad se celebró en Santo Domingo, una pequeña iglesia, construida en el siglo XVII adherida al convento de los Dominicos como parroquia de San Pedro Apóstol y conocida popularmente entre los ibicencos como es Convent.

Los afectados por el desahucio de los Apartamentos Don Pepe aprovecharon la ocasión para tratar de hacer entrega de un manifiesto explicativo de su situación a la Reina, pero ante la imposibilidad de poder acercarse por las drásticas medidas de seguridad, finalmente se lo entregaron a su jefe de seguridad.