Imagen de un copntrol policial en Ibiza. | Archivo

3

En los últimos meses se ha registrado un aumento de las multas de tráfico a conductores que envían WhatsApps al volante en carreteras y calles de las Islas. En la actualidad, de hecho, se trata del principal motivo de denuncia en las campañas de control de uso del móvil al volante realizadas por Policía Local y Guardia Civil.

Fuentes de la Policía Local de Sant Antoni advierten un aumento de esta irregularidad al volante, un extremo que también fue confirmado desde la Guardia Civil. En este sentido indicaron que es «algo continuo» toparse con conductores que revisan sus mensajes o sus correos electrónicos cuando circulan por la carretera y también por vías urbanas. Antes, la mayoría de las multas eran por hablar con el móvil y ahora hay municipios donde se ha invertido la tendencia y la mayoría son por manipularlo.

El próximo 21 de marzo entra en vigor la nueva normativa de tráfico que endurece las sanciones por mirar el móvil al volante. La cuantía económica sigue siendo de 200 euros, pero ahora el afectado perderá seis puntos del carné en lugar de tres.

Los funcionarios policiales recuerdan que en pocos segundos, que es lo que dura la maniobra de coger el teléfono, desbloquearlo y enviar un mensaje o contestar a otro, «el vehículo puede haber recorrido más de 100 metros, con el conductor mirando a la pantalla» , lo que supone un riesgo tremendo.