EL capitán Berrocal tras haber vacunado a un ciudadano en Ibiza. | Toni Planells

44

El ejército se ha unido a la campaña de vacunación en Ibiza con tres equipos militares, que llevan reforzando al equipo sanitario del Área de Salud de Ibiza y Formentera desde este pasado lunes 17 de enero.

Se trata de siete militares sanitarios, tres enfermeros y tres técnicos administrativos y un conductor, que estarán apoyando a los equipos sanitarios con la vacunación en Can Misses, el centro de salud de San Antonio y el de Santa Eulària. Lo harán en turnos de 12 horas, de 08.00 horas a 20.00 horas.

Este refuerzo permitirá aumentar hasta cinco el número de líneas de vacunación en Can Misses, que se unen a las tres de Formentera. Centros en los que se accede desde las agendas de Bit-cita, mientras que es preciso recordar que el resto de centros de salud siguen inoculando la vacuna a quienes se vacunan por primera vez.

De los tres equipos, uno de ellos está destinado en el centro de salud de Sant Antoni y dos en Can Misses. Sin embargo, uno de los dos equipos de Can Misses se divide entre el hospital y el centro de salud de Santa Eulària.

Noelia Azqueta es directora de enfermería del Área de Salud de Ibiza y Formentera. Asegura que el apoyo militar supone un refuerzo ante la apertura de la franja de edad para la inoculación de la tercera dosis. Este refuerzo también permitirá reorganizar los recursos de enfermería y destinarlos a unidades en las que hay mayor demanda asistencial.

Hasta 1.500 dosis diarias
Azqueta asegura que con la incorporación de estos equipos se espera poder llegar a ascender de «las 800 o 900 hasta 1.500 vacunaciones diarias, incluyendo las terceras dosis, los menores, y también las primeras vacunaciones». La directora de Enfermería reconoce que «cada vez que se abre un rango de edad hay un boom de peticiones de citas durante unas dos semanas hasta que empieza a bajar. Por eso nos va muy bien este apoyo ya que ahora se ha abierto el rango de la tercera dosis 18 a 40 años, que supone un volumen de población bastante amplio». Sobre el tiempo que durará este apoyo militar, Azqueta considera que «prevemos que durará unos dos meses, pero dependerá de la demanda».

Uno de los miembros de esta colaboración, Operación Baluarte en su término castrense, es el capitán Francisco Abad, del Regimiento de artillería antiaérea 73 de Cartagena. El capitán Abad es enfermero y para él es la primera vez que está destinado a este tipo de misión. Sin embargo, tiene sobrada experiencia en la vacunación ya que ésta es una de sus funciones en el cuartel. Reconoce que algunas personas que llegan a vacunarse «se sorprenden al ver que les va a vacunar un militar, pero les decimos que somos profesionales de enfermería y se quedan tranquilos».

Este es el caso de Christian, de 33 años, que salía ayer con la vacuna puesta del Edificio J de Can Misses. «No sabía nada de que me fueran a vacunar los militares; me ha chocado un poco», reconocía sin dejar de admitir que «son profesionales, así que ningún problema. Hay que vacunarse para acabar con esto y estamos en buenas manos». Otra sorpresa que reconoce Christian es el hecho de que «tras haberme vacunado las dos anteriores dosis con Pfizer, me han puesto la de Moderna. Pero yo confío en ello». Satisfecho con su vacunación, Christian también lo estaba con las gestiones a la hora de conseguir cita: la consiguió el martes para vacunarse ayer miércoles, así que, como dice él, «cuanto antes mejor, y aquí estoy».

En cuanto a los datos de vacunación, en las Pitiusas ya se han administrado hasta el momento un total de 257.171 vacunas, de las que 17.097 se han inoculado en Formentera y 240.074 en Ibiza. Por el momento, 129.316 tienen la pauta completa de vacunación en las Pitiusas. Por otra parte, 4.175 personas en las Pitiusas han rechazado por el momento vacunarse contra el coronavirus.