Momentos antes del inicio de la reunión entre la consellera de Salud y las asociaciones. | Daniel Espinosa

3

«Todavía nos queda mucho por hacer. A los pacientes se les está haciendo larga esta situación. Necesitamos contar con los cinco oncólogos en el Servicio». Con estas palabras resumió la presidenta de la Asociación Pitiusa de Ayuda a Afectados de Cáncer (APAAC), Maribel Martínez, la reunión mantenida entre el resto de entidades oncológicas de las Pitiusas y la consellera de Salud, Patricia Gómez.

Debido a la posibilidad de que esta preocupación se pueda convertir en un problema sanitario enquistado, la consellera convocó una reunión con las diferentes asociaciones de enfermos de cáncer.

El objetivo era tranquilizar a las entidades y trasladarles que, desde el Govern, se está trabajando todo lo posible para cubrir la plantilla de cinco especialistas de Oncología de Can Misses.

Casi dos horas de reunión

Tras más de hora y media de diálogo en el salón de actos del centro, todas las representantes de las asociaciones salieron de la habitación con calma y hablando entre ellas con rostro despreocupado.
No obstante, pese al mensaje tranquilizador de la consellera, Maribel Martínez, explicó que aunque la incorporación a Can Misses de la nueva oncóloga que logró su plaza en la última oposición es una gran noticia, es «insuficiente», puesto que todavía quedan dos vacantes por cubrir. Señaló que, con esta mujer, el hospital contará con un oncólogo a jornada completa, dos especialistas trabajando al 75% de la jornada y los dos sanitarios desplazados desde Palma a Can Misses cada semana. Ambos están realizando dobles jornadas.

No obstante, subrayó que necesitan más. Necesitan los cinco oncólogos en plantilla que se aprobó en el plan del Área de Salud, sin que cambien cada poco tiempo para que puedan tener continuidad en su trato a los pacientes.

Puntualizó que con este baile de especialistas se pierde la relación personal entre un paciente de cáncer y el oncólogo, fundamental para la salud mental de los enfermos y para su confianza en el especialista.

Asimismo, la presidenta de una de las entidades, que ayer participaron en la reunión, señaló a Periódico de Ibiza y Formentera que el desplazamiento de los dos oncólogos, de los hospitales de Mallorca Son Espases y Son Llàtzer, son un «parche temporal» para tapar la gestión sanitaria. Además, esta mujer aseguró que si los médicos no quieren venir a Ibiza no es solo por la falta de compensación económica que implica el hecho insular o la problemática de la vivienda, sino también, especialmente, por la ausencia de un gran proyecto sanitario o el déficit de un servicio de salud de calidad. «Son cuestiones que frenan la llegada de facultativos a la isla», puntualizó.

La situación en el servicio de Oncología del hospital Can Misses es de auténtica emergencia desde hace tiempo debido a la inestabilidad laboral generada por la falta y la rotación de especialistas. Una situación agravada que «inquieta» e «indigna» a los pacientes que padecen cáncer.