Un momento de la reunión que celebró este lunes la asociación Amadiba con las familias. | Marcelo Sastre

4

La Asociación de Madres y Padres de Discapacitados de Balears (Amadiba) reiteró este lunes que, por el momento, descarta acudir a la Justicia para cobrar la deuda de casi dos millones de euros que mantiene con la entidad el Consell d´Eivissa, una deuda que se arrastra desde la pasada legislatura con el equipo de gobierno del PSOE y Podemos al frente. «Hemos pasado épocas muy duras y hemos tenido mucha paciencia», señalaron a Periódico de Ibiza y Formentera.

La gerente de Amadiba en Baleares, Jane King, se reunió este lunes en Santa Eulària con familiares de usuarios para informarles sobre la situación que atraviesa la asociación debido al impago de la institución insular, «aunque llevan con nosotros desde el principio y esto ya lo han vivido porque hemos ido a protestar al Consell y no les ha venido de nuevas».

Según recordó la gerente, sus usuarios son personas con necesidades muy altas en cuanto a atención. Vista la situación que atravesaban en 2016, con una elevada demanda de asistencia por parte de familias residentes en las Pitiusas, optaron por trasladar sus servicios a Ibiza. De esta forma plantearon su propuesta al Consell, entonces gobernado por el socialista Vicent Torres.

«El dinero no es problema, nos dijo. Se nos quedó grabado a todos», les contestó Torres, según el relato de King.

«Tenemos unos padres que son mayores y para ellos era un esfuerzo tremendo tener que viajar cada 15 días para ver a su hijo en Mallorca», insistió la gerente.

Un año después, el entramado de Amadiba en Ibiza estaba prácticamente desplegado, «aunque la concertación no llegó», lamentó King.

«Nosotros hemos seguido prestando los recursos y haciendo lo que las familias necesitaban», explicó la responsable, quien destacó también que Amadiba contrata de manera directa en Ibiza a 60 profesionales.

«La voluntad de crear los servicios ha estado siempre. Es un tema humano, pero se han trabado en la fórmula administrativa», consideró la gerencia de Amadiba.

Según relató también, no fue hasta diciembre de 2018 cuando la entidad presentó al Consell una reclamación de cantidades. En marzo de 2019, volvieron a reclamar la deuda actualizada.

Justo antes del cambio de gobierno, y con el objetivo de agilizar los pagos, la anterior consellera de Bienestar Social, Lydia Jurado, llegó a redactar dos contratos, «aunque no sirvieron de nada porque no nos los pagaron nunca» al no tener detrás un expediente administrativo, aseguró la gerente en su explicación.

«Somos una entidad sin ánimo de lucro y nos hemos endeudado mucho. Estamos muy asfixiados, pero creo que lo van a solucionar», reconoció King, quien destacó que, por lo menos, «ahora se le ha dado a este asunto una forma administrativa».

«Ya hay un expediente de reclamación de cantidades con el Consell y han hecho gestiones porque en agosto nos pidieron documentación. Hay un movimiento hacia la resolución del tema. Antes no había nada, ni respuestas. El compromiso, creo, existe», dijo también.

Sobre la falta de explicaciones por parte del anterior presidente insular Vicent Torres, Jane King aseguró que han aprendido a relativizar las cosas, «porque hemos vivido tanto, que esto da igual».    «Que ahora el expresidente diga que no sabe, que no se acuerda. Lo hemos pasado muy mal y lo que cuentan son las familias», concluyó.

Costes

Durante varios meses de 2017, en un global total de 184 días, la asociación dio servicio de vivienda supervisada a un total de 10 mayores de 18 años con discapacidad intelectual con un coste 184.478,40 euros. Además, atendió en vivienda supervisada a cinco menores de 18 años con discapacidad intelectual, lo que generó un coste de 122.985 euros.

En el conjunto de 2018, el coste del centro de día y el transporte sumaron otros 515.000 euros, mientras que las viviendas supervisadas, tanto para mayores como para menores de 18 años, alcanzaron un coste de unos 610.000 euros.

Desde la asociación explicaron además que, según datos de mayo de 2020, un total de 32 personas en Ibiza eran atendidas en el servicio de educación de Amadiba; otras 33 personas en el servicio de inclusión escolar; 24 en el de atención diurna; 16 personas más en la atención residencial y 44 en el servicio de formación en inserción laboral.

En estos momentos, hay una decena de personas en lista de espera para los servicios residenciales o de atención diurna que ofrece Amadiba en Ibiza.