Paradas como la del puerto de Ibiza y otras de gran afluencia turística han sido fuentes de problemas entre taxistas de diferentes pueblos.  | Daniel Espinosa

16

Primer fin de semana con la nueva normativa que rige el sector del taxi en Ibiza y primeros problemas entre profesionales. El decreto ley aprobado por el Govern para la nueva regulación del taxi en Ibiza entró en vigor el jueves pasado y el sábado ya se vivieron los primeros momentos de tensión. Así, por redes sociales está circulando un vídeo en el que se ve a varios taxistas que, incluso, llegan a las manos por no respetar la orden de recogida. Todo ello bajo la mirada de peatones que por allí pasaban y también los clientes que iban en los propios taxis. También se han vivido momentos de tensión en una discoteca de Ibiza, donde a la salida había una larga cola de clientes esperando un taxi y, al mismo tiempo, cola de taxis esperando su turno para recoger a los clientes que esperaban. En paralelo, taxistas de Sant Antoni saltándose esta cola ante la incredulidad del resto de compañeros del sector que estaban aguardando su turno. A esto se suma que se tuvo que personar la Policía Local de Sant Antoni para dejar claro que no había preferencia para los taxis de la localidad portmanyina sino que era por orden de llegada. Al irse la Policía Local, según taxistas que estaban esperando en la cola, se volvió a dar preferencia a los taxis de Sant Antoni.

Estos momentos de tensión ya fueron advertidos la semana pasada por las principales patronales del sector del taxi a este periódico, que avanzaron las peleas que podrían registrarse y, finalmente, así ha sucedido.

La confusión

Precisamente, la principal confusión viene por el orden de recogida de los clientes. Hasta el momento, se debía respetar la preferencia del municipio, es decir, en Sant Antoni se daba preferencia a los taxistas de esta localidad, por ejemplo. La nueva normativa aprobada el pasado jueves elimina la preferencia en las paradas y cuando hay cola, es por orden estricto de llegada, sin importar el municipio del que se sea.    Este punto está resultando extremadamente conflictivo y está generando mucha confusión en el sector, razón por la cual la Asociación de Conductores Profesionales del Taxi de Sant Josep ha presentado escritos en los cinco ayuntamientos y el Consell d’Eivissa solicitando que aclaren cómo se debe proceder «en paradas que no son de nuestro municipio, dónde hay que dar la vuelta para ubicarse en las paradas, vehículos con preferencias según su dirección, cómo se gestionan las bolsas de taxi…» y que «se elabore un documento único, a la mayor brevedad posible, que contemple la pecularidad de cada una de las paradas de taxi de la isla de Ibiza». En este sentido, quieren que ayuntamientos y Consell d’Eivissa aclaren cómo se debe proceder en paradas que no son municipales, es decir, las gestionadas dentro de recintos privados como discotecas, tal y como ha ocurrido este pasado fin de semana.

La reacción institucional

Desde el Consell d’Eivissa lamentaron ayer las incidencias registradas en el servicio del taxi en el primer fin de semana después de la entrada en vigor de la orden de carga y descarga. Recordaron que, tal y como ya se establecía en la anterior normativa, a menos de 100 metros de una parada de taxis no se pueden cargar clientes. Por tanto, si no hay una parada habilitada, no hay preferencia municipal.

En cuanto a las paradas de taxi en establecimientos de ocio nocturno, la máxima institución insular contactó con la patronal que representa al sector para recordarle la normativa actual. Para esta semana, el departamento de Transportes ha convocado una reunión con las diferentes policías locales para coordinar las actuaciones para hacer cumplir la nueva orden de carga y descarga. «Esperamos que, después de un periodo de adaptación a la nueva orden, el servicio de taxi opere sin problemas», concluyeron desde la máxima institución insular.