14

José Luis Perelló (Barcelona, 1956) es el promotor que ha logrado que, en un tiempo récord, tres administraciones hayan tramitado la modificación del deslinde que afectaba a su parcela en Talamanca. Entre finales de 2019 y finales de 2020, con una pandemia de por medio, este empresario barcelonés consiguió que el Ministerio de Transición Ecológica, la Demarcación de Costas de Baleares y el Ayuntamiento de Ibiza dieran cauce a un expediente en el que, asegura, ha estado años trabajando. El resultado: la modificación de la ribera del mar le permitirá duplicar la edificabilidad de la parcela.

—¿A qué precio compró usted la parcela de Talamanca y con qué objetivo?

—Yo soy un enamorado de Ibiza y de Talamanca. En 2004 me enteré de quiénes eran los propietarios y la compré. No estoy autorizado para decirle el precio porque no es una información relevante.

—Sin la modificación del deslinde, ¿qué se podía construir ahí?

—Esto viene del deslinde de 2000. Hubo un periodo de alegaciones y el entonces propietario de la parcela no hizo ninguna. Fue una injusticia tremenda porque a todos mis vecinos de costa les indultaron. Estaban a precario. Ninguno cumple la servidumbre de 20 metros. Pero ya estaba todo construido. Y, al hacer el deslinde, les pusieron los hitos de dominio público marítimo-terrestre fuera de sus casas cuando deberían estar 20 metros hacia dentro. En el caso de esta parcela, en lugar de seguir el deslinde de la propiedad, tiraron recto y el propietario no alegó nada. Cuando yo compré la parcela, me encontré con esta injusticia. Y encargué a unos ingenieros que miraran qué solución podía haber para arreglarlo.

—¿Qué se podía construir cuando compró la parcela?

—Una planta de 70 metros cuadrados y una altura más. Y, ante tal injusticia, yo he actuado. No solo por tener más edificabilidad sino porque hay que corregir estos hitos.

—Y ahora, ¿qué puede construir?

—La parcela tiene 1.114 metros cuadrados y queda reducida a 707. El 40%, más de 400 metros, son cedidos a dominio público. 707 metros de parcela, 20% edificable, 140 metros y dos plantas.

—Usted compra una parcela de 1.114 metros cuadrados y, con el anterior deslinde, ¿qué parcela le quedaba?

—Cuando hacen el deslinde de 2000, todas las casas que hay ahí invaden el dominio público marítimo-terrestre. Hoy en día no se podrían hacer. Los hitos o mojones se pusieron fuera de las casas. Cuando llegan a la punta de la última casa antes de mi parcela, hacen el deslinde mal y mutilan mi propiedad.

—¿Y le dejan a usted una parcela de cuántos metros?

—De 707 metros.

—Entonces, tenía usted lo mismo que ahora.

—Lo mismo que ahora, pero no me está entendiendo. Si las cosas se hubieran hecho bien en 2000, yo tendría que tener los 1.114 metros y no tendría que ceder nada.

—Pero usted ahora no tiene 1.114 metros, tiene 707.

—Sí, pero si hubieran hecho las cosas bien, tendría 1.114 metros. Ahora tengo que aceptar la ribera del mar. Me trago el deslinde, la mutilación y me hacen la ribera de mar para que yo pueda construir. No para que yo pueda construir, cuidado, que no se malinterprete. Es un nuevo escenario, hacer una nueva ribera del mar como se hizo en Botafoc y por tanto yo poder construir algo más. Pero es para rectificar el error de Costas. Si hubieran hecho las cosas bien, yo tendría 200 y pico metros cuadrados de planta.

—La parcela y el proyecto estaban a la venta en Idealista por 4,5 millones de euros.

—El anuncio ha traído mucha cola pero yo no conozco a esta agencia. Es un invento total y absoluto. Hablé con ellos y me dijeron que me llamaría un tal Willy pero no lo hizo. Luego, contacto con la propietaria y me dice que se va de vacaciones. Se han inventado conceptos como lo de la casa vacacional o que ya estaba en construcción.

—¿Y el precio?

—No tengo ni licencia municipal. Pero no descarto que sea un cálculo de los metros cuadrados que salen a los precios de locura que se pagan aquí en la milla de oro de Ibiza. Ahora se están haciendo unos apartamentos que piden 15.000 o 17.000 euros el metro cuadrado. Es una barbaridad pero es el precio de mercado. Si tú calculas los metros cuadrados que salen, 140 de planta en dos plantas, se podría llegar a este precio. Cuando llegue el momento, no sé lo que haré porque yo no tengo pulmón financiero para levantar esta casa.

—El anuncio estaba muy detallado. Incluso, ofrecían los renders del proyecto. ¿Cómo los obtiene la agencia?

—Hay un render y un plano y las dos cosas son obsoletas. Nada que ver con lo que se ha presentado al Ayuntamiento. Después de 18 años, cuando al fin logré lo de Costas, muchos amigos míos se alegraron y les enseñé lo que se podía hacer. Pero los render y el plano son antiguos. Insisto, yo no sé quiénes son estos señores de la inmobiliaria.

—¿Qué es lo que está previsto hacer en la parcela y cuál será el uso?

—Es un solar urbano con una calificación urbanística de unifamiliar aislada. Los titulares de los periódicos han sido muy hirientes. Se habla de pelotazo, del millonario, de mansión… Yo dejo a discreción del lector una realidad: una casa unifamiliar que tendrá una planta de 140 metros cuadrados más una primera planta, que es la que autoriza la ordenanza municipal, ¿se puede considerar una mansión? Es una cosa subjetiva.

—Usted dice que lleva 18 años buscando una solución pero presenta la solicitud ante la Demarcación de Costas a finales de 2019.

—Esto es cuando se incoa el expediente. Pero para esto hay que hacer unos trabajos previos larguísimos. Yo puedo decir que el departamento de Costas del Reino de España es un cuerpo del Estado totalmente independiente, que se rige por funcionarios técnicos exclusivamente. Es totalmente impermeable a los políticos. Costas ha hecho todos los informes del mundo, ha hecho todas las comunicaciones, ha cumplido 100% con la legalidad.

—Sí, pero a nosotros nos llama la atención la celeridad con la que se ha tramitado todo. Usted pide esto a finales de 2019. Costas remite el expediente al Ministerio de Transición Ecológica el 14 de febrero de 2020. El 15 de marzo entra en vigor el estado de alarma y se paraliza la Administración. El ministerio da el visto bueno a la incoación del expediente en pleno confinamiento. ¿Cómo explica esta celeridad?

—Yo no soy el responsable de que haya venido la pandemia. Yo no maté a Manolete.

—Fue Islero.

—Cuando se inicia el expediente hay un trabajo anterior de años. No sé si ha ido rápido, pero no es cierto que se paralizara la Administración en la pandemia. Ha sido una casualidad. Mucho cuidado con hacer insinuaciones, que no digo que las haga usted, con un cuerpo como el de Costas del Estado. Costas tiene sus ritmos, sus informes y sus plazos y los ha cumplido todos escrupulosamente.

—El 21 de julio de 2020, Costas incoa el expediente y tarda solo seis días en pedir los informes a la Conselleria de Medio Ambiente del Govern y al Ayuntamiento de Ibiza.

—Yo no tengo ni idea de cuáles son los plazos de este organismo del Estado.

—En diciembre de 2020 la modificación ya tiene el visto bueno del ministerio y de Costas. Entienda que mucha gente en Ibiza, que ha hecho trámites similares y ha visto cómo se eternizaban, se echen las manos a la cabeza.

—No lo sé. Yo no conozco a ninguna persona de Costas. De todos modos, usted comprime en el tiempo las conclusiones de Costas y antes ha habido años de preparación.

—¿Quién le recomienda el despacho de Costa-Aguilar y cuál ha sido su cometido?

—A estos señores yo los conozco hace tres semanas. Cuando Costas me dio la razón, inicié el trámite para pedir la licencia al Ayuntamiento y un vecino presenta una alegación. Esto lo tiene que contestar un abogado con lenguaje jurídico y yo no conozco ninguno aquí. Un amigo me los recomienda. Si usted hace un mes me pregunta quién es el alcalde de Ibiza, no hubiera podido responderle. Ahora me he enterado de que se llama Ruiz. Yo fui al despacho de Costa-Aguilar hace tres semanas, les dije que venía recomendado porque son buenos urbanistas y les pedí que presentaran una contraalegacion. La hicieron, yo pagué la minuta y ahí se acaba la historia.

—¿Teme usted que la concesión de la licencia se ralentice?

—Tienen que concederla porque es un terreno urbano edificable. Yo no estoy aquí para defender al Ayuntamiento pero también se les ha criticado por responder tan rápido al requerimiento de Costas. Esas afirmaciones tienen una crítica soterrada o insinuaciones y eso es no conocer la Administración. Un acto evacuado por el departamento de Costas del Reino de España tiene una inercia y da explícitamente a las administraciones competentes 30 días para contestar.    Si no, se hubiera aprobado por silencio administrativo. El Ayuntamiento contestó lo único que podía contestar: que no se había cambiado la morfología del terreno y que seguía siendo urbano. No se ha modificado la calificación del terreno.

—Pero sí la edificabilidad.

—¡Hombre, por eso se ha luchado! Y por eso he tardado 18 años. Esto lo hubieran resuelto en cinco minutos si se hubieran presentado alegaciones en su momento.

—Para acabar, ¿qué diferencia hay entre su proyecto y una mansión? ¿Cuántas casas de 240 metros cuadrados tienen una plataforma elevadora para vehículos?

—Eso tampoco es así. La superficie edificable de esta parcela no da para hacer un rampa para el garaje. Y la única solución es una plataforma elevadora. No hay más.

El apunte
Gisela Revelles

«Me he reunido con la asociación de vecinos pero si quieren hacer cualquier acción están en su derecho»

Gisela Revelles

—La Asociación de Vecinos de Talamanca va a denunciar lo sucedido ante la dirección general de Medio Ambiente de la Comisión Europea. ¿Qué opina de esta denuncia?
—Yo he estado dos veces reunido con ellos. Les he dado todas las explicaciones, igual que a ustedes. Se han quedado sorprendidos del grado de tergiversación de la historia. Pero si quieren hacer cualquier acción, están en su derecho. Ellos se quejaban de que no se les comunicó este proyecto. Con el máximo respeto, lo que yo digo es que ellos no son parte. Esto es un proyecto privado.

—Ellos critican que la exposición pública se hizo en un momento muy crítico, en plena pandemia, con los confinamientos…
—Aquí se ha cumplido estrictamente la ley y todo es ajustado a Derecho. Hubo exposiciones públicas. ¿Que fueron en pandemia? Nadie podía preverlo. Y la Administración tiene sus plazos. Esto estuvo en exposición pública en Madrid, Palma e Ibiza, publicado en dos periódicos, en el Ayuntamiento y el Consell… Cuidado con estas insinuaciones constantes porque, si no se tienen pruebas, son muy hirientes para un particular y ni le cuento para la Administración.

—La asociación considera que la Administración trabaja muy rápido en unos casos y en otros no tanto.
—No tengo ni idea. Ellos tienen que hacer lo que tienen que hacer. Pero al menos he podido reunirme con ellos, mostrarles todos los trámites, que son 100% ajustados a Derecho. A partir de aquí, que hagan lo que estimen oportuno.