Los vertidos fecales de sa Llavanera. | Daniel Espinosa

4

El Ayuntamiento de Ibiza ha abierto un expediente a Abaqua, empresa pública que gestiona las infraestructuras hidráulicas de abastecimiento y las depuradoras y que depende de la Conselleria de Medio Ambiente del Govern, por los últimos vertidos fecales en el torrente de sa Llavanera. El último de estos vertidos se produjo hace unos días al registrarse un atasco en la red de alcantarillado por una cuña de madera, según las explicaciones que dieron entonces desde el Govern.

La apertura de este expediente implica que Abaqua debe remitir dos informes para que aclare qué está pasando con los vertidos fecales en este torrente. Una vez Abaqua remita estos informes a Medio Ambiente de Vila, los técnicos de este departamento determinarán cuál es el siguiente paso y si habrá sanciones económicas o no para Abaqua, según destacaron ayer desde el Ayuntamiento de Eivissa, desde donde insistieron que los próximos pasos a dar una vez se tengan estos informes dependen de las decisiones que tomen los técnicos de la concejalía de Medio Ambiente.

El estado del torrente el pasado miércoles tras las fuertes lluvias.
Noticias relacionadas

Desde la Conselleria balear de Medio Ambiente del Govern explicaron ayer a este rotativo que, por el momento, no les consta la apertura de ningún expediente y apuntaron que el Consistorio les informó de que enviaría una «petición de información sobre los últimos vertidos en sa Llavanera. Todavía no la hemos recibido», aclaró una portavoz. Cabe destacar que días atrás, el último consejo de administración de Abaqua anunció una inversión extraordinaria de 1,6 millones para mejoras en la actual depuradora de Ibiza, que lleva años sobrepasada. En concreto, este dinero se destinará a sustituir la maquinaria. Esta cantidad, además, se añade a la inversión de 1,2 millones que ya anunció hace semanas el Govern, también para la depuradora de Ibiza.

Los vertidos fecales en el torrente de sa Llavanera no son nuevos y llevan produciéndose desde hace tiempo tanto si llueve como si hace sol, si bien es cierto que en los últimos meses este problema se ha intensificado con el incremento de las consiguientes molestias para los vecinos de la zona, que están hartos y hastiados de denunciar una y otra vez este problema. En este sentido, el pasado mes de abril los vecinos de esta zona decidieron dar un paso más allá y denunciaron al alcalde de Ibiza, Rafa Ruiz, ante la Oficina de Prevención y Lucha contra la Corrupción de Baleares (OAIB) por estos vertidos y la inacción del primer edil ante los mismos.

En cuanto al estado de las obras de la nueva depuradora de Ibiza, que acabaría con los problemas de vertidos en esta zona, desde el Ayuntamiento de Eivissa afirmaron no tener noticias sobre el avance o no de los trabajos. En este punto es preciso señalar que este periódico ha intentado sin éxito conocer del Ministerio de Transición Ecológica cómo avanzan los trabajos.