Ana Lledó, durante la entrevista | Daniel Espinosa

4

La presidenta de la Asociación de Vecinos de Talamanca, Ana Lledó (Madrid, 1967), es pura energía. Busca por todos los medios solucionar los graves problemas que afectan a un barrio de la ciudad de Ibiza que suele ser noticia por cuestiones como los vertidos de aguas fecales. Los residentes en la llamada milla de oro están indignados y ahora, tras conocer lo sucedido con la parcela de Talamanca, mucho más.

—La Asociación de Vecinos de Talamanca tiene previsto denunciar el pelotazo de la calle Barbaria ante la UE. ¿Qué les lleva a tomar esta decisión?

—El despropósito de los permisos extraordinarios para este deslinde y para conceder este permiso. Vamos a ir contra las administraciones porque en Talamanca estamos de fecales hasta arriba y nadie hace nada. Esto no lo vamos a permitir. Estamos recopilando toda la información pero, con la que tenemos, ya sabemos que esto es verdad. Y ahora vamos a tramitar la denuncia contra las tres administraciones, el Ministerio de Transición Ecológica, la Demarcación de Costas y el Ayuntamiento de Ibiza. Y, si hay que llevarlo a Fiscalía, lo llevaremos.

—¿Qué esperan de la UE?

—Vamos a ponerlo en su conocimiento. Esperar esperamos poco porque la UE poco hace. Pero hay que denunciarlo.

—¿Qué es lo que más le llama la atención de este caso?

—Ahora mismo, el silencio que mantienen las administraciones implicadas. Y, sobre todo, el sigilo con que han hecho este expediente exprés. No nos hemos enterado de nada aunque tienen obligación de informar a los vecinos.

—¿Qué grado de responsabilidad cree que tiene cada una de las administraciones?

—Todas por igual. Esto no lo ha hecho una sola administración. Han sido todas en conjunto.

—Usted me decía hace unos días que son administraciones de «comisionistas». ¿Por qué?

—Por todo lo que está pasando en la isla, como licencias exprés para millonarios mientras tú no puedes hacer nada en tu casa. En Talamanca tenemos problemas graves como el parking, que es suelo urbano pero lleva tres años bloqueado. O los fondeos, que llevamos cuatro años esperando a que Costas limite los ecológicos y no hay respuesta. Las respuestas del Ayuntamiento de Ibiza y de Medio Ambiente son que Costas tarda mucho en contestar y que sus plazos administrativos son muy lentos. Tenemos vertidos fecales cada dos por tres. No puedes hacer ni un murito de piedra porque vienen a denunciarte y Costas te lo tiran. Ahora vemos esto del deslinde y nos parece un despropósito. Es una casa de 500 metros cuadrados en tres o cuatro plantas, con un ascensor para los coches, con piscina…

—El Ayuntamiento tramitó su informe para esta modificación del deslinde en menos de un mes. ¿Qué opina de esta celeridad?

—Es una aberración. Estamos indignados. Yo estoy recibiendo mensajes de todos los vecinos, de Illa Plana, de otras asociaciones de vecinos… Esto ha generado mucha indignación.

—Esta tramitación se hace en plena pandemia, con la Administración paralizada. Ustedes como asociación saben las consecuencias de esa paralización porque aún tienen las cuentas bloqueadas por este motivo.

—Exacto, tenemos todo bloqueado. Teníamos que presentar papeles en el registro de entrada del Ayuntamiento y nadie te daba cita. Personalmente, yo he estado dos meses esperando para que el Ayuntamiento me enviara un certificado histórico de empadronamiento. Te dan las citas como si fuera un premio. Nosotros, como en estos dos años no ha habido actividad, no hemos podido presentar presupuestos y, al no poder hacer ninguna gestión ante el Ayuntamiento, lo tenemos todo bloqueado. Es una vergüenza.

—¿Qué argumento les da el Ayuntamiento para esta imposibilidad de tramitar la documentación?

—La pandemia, que no tienen trabajadores, que algunos están de baja… No hemos tenido ninguna posibilidad. Y ahora resulta que en un mes sí sacaron un informe favorable para esto. Se están riendo de los ciudadanos. Por eso hemos dicho basta. Y no vamos a permitir que pongan ni una sola piedra en ese solar.

—Otra de las cosas que usted me ha contado es que algunos vecinos de la misma zona en la que se encuentra el solar han intentado hacer gestiones similares y no han podido. ¿Puede explicarme algún caso concreto?

—Sí, hay un arquitecto, Jaume Serra, de los mejores de Ibiza, que ha intentado construir allí en un suelo urbano y el Ayuntamiento le ha puesto todas las trabas hasta que lo ha dejado por imposible. Se ha sentido ninguneado. Y ahora llegan y hacen este deslinde solo para beneficiar a esta persona. Serra lo intentó hace unos años y no fue posible. Ahora llegan los arquitectos Ribas y Ribas y les resuelven todo en cinco semanas. Por otro lado, hay biólogos que también se han comunicado con nosotros culpando al Ayuntamiento. A nosotros el Ayuntamiento nos dice que ellos no han autorizado nada y que ha sido el ministerio. Pero ellos han hecho su informe favorable en menos de un mes y en la pandemia. Mire, para llegar a mi casa ya ha visto cómo está el camino. Aquí no entran ni los municipales. Llevamos años peleando para que lo arreglen. Querían arreglarlo con arena de cantera y dijimos que no. Les presentamos un presupuesto de 60.000 euros de la empresa que se encarga de los caminos de Doñana, y no han hecho nada. Dos años esperando y su respuesta es que los plazos administrativos son muy lentos. Le pongo otro ejemplo. El parking, que está en urbano, lleva tres años esperando para que le hagan un informe favorable. Ahora lo tiene todo bloqueado.

—¿Por qué?

—Ha demostrado que es suelo urbano. La dirección general de Recursos Hídricos, que depende del Govern, lo ha admitido. Pero se lo han vuelto a echar atrás y tiene que presentar otro informe con el Ayuntamiento, gastarse 5.000 euros en un estudio de arquitectura cuando el terreno es urbano y no le dejan hacer nada. Tengo más ejemplos. Ahora han ido a Illa Plana a arreglar unos baches que llevaban tres años reclamando. Han ido urgente a poner los badenes después de sacar la noticia de Talamanca. La gente está hasta las narices. Nos venden la Agenda 2030, los carriles bici y que todos tenemos que ser sostenibles y, a la vez, nos meten los cruceros contaminando a lo bestia. Illa Plana se come todo el gasóleo de los cruceros y eso es tremendo. Te meten las mansiones, no regulan los fondeos… Nos están tomando el pelo y hemos dicho basta.

—¿La ONG Mar de Posibilidades también ha tenido problemas para que Costas le renovara el permiso para el muerto que tiene en Talamanca?

—Sí, es una organización que saca al mar a chavales y gente mayor con necesidades especiales. Y les han dicho que han presentado mal la documentación y por eso les han tirado todo atrás. Pero nos meten lo del deslinde. ¿Qué quieren, que nos callemos la boca y estemos muy contentos? Por parte de la asociación, vamos a llegar hasta donde tengamos que llegar.

—Talamanca se ha vendido siempre como la milla de oro de la ciudad. ¿Cuáles son los principales problemas del barrio?

—Limpieza, fecales, regulación de fondeos, vigilancia… La gente se queja sobre todo por la limpieza. Luego está el problema urbanístico de Illa Plana, que se ha dejado a medio hacer. Y el Ayuntamiento dice que nunca se lo va a arreglar porque son los propietarios los que tienen que pagarse su trozo de acera. El acantilado está que se cae y utilizan la excusa de la pandemia para no hacer nada. Pero, nuestro principal problema son los vertidos de fecales. Nos hemos quejado a todas las administraciones y nos derivan al Ayuntamiento. Además, hemos pedido el tema de los fondeos. Por tierra nos llega mucha mierda por las depuraciones, los alcantarillados, ses Feixes no tiene saneamiento… Al menos que no nos llegue también desde el mar. No hay regulación, no hay vigilancia. Talamanca está abandonada.

—Cuando entras en la playa en Talamanca no hay arena, hay fango.

— Exacto. Es fango que viene de aquí. Yo siempre digo que hay que ser valiente para bañarse en Talamanca porque el fango que hay en la orilla es fecal que viene de ses Feixes. Aquí no se puede cultivar ni una sandía. De aquí viene mucha contaminación a Talamanca pero ellos no quieren verlo.

—Es sorprendente porque la izquierda ibicenca siempre tuvo la recuperación de ses Feixes como una bandera

—Nunca han hecho nada. Los vecinos piensan que les están haciendo el vacío porque interesa especular con los terrenos. Ahora mismo ses Feixes es un gasto sin retorno y no les interesa. El Consell nos ha destinado 300.000 euros y se supone que los ayuntamientos de Ibiza y Santa Eulària ya tienen que tener una reunión para presentar los proyectos. Pero, como siempre, no se sabe nada.

El apunte

«La UE ya ha indicado que aquí se incumple en el tema de las fecales y en la separación de pluviales y fecales»

La presidenta de la asociación de vecinos de Talamanca, Ana Lledó, ya denunció tiempo atrás a las administraciones responsables por el mal estado de la depuradora de Vila. Una denuncia que la dirección general de Medio Ambiente de la Comisión Europea no admitió a trámite porque, en 2017, ya se había presentado otra similar. El resultado de la denuncia anterior es, según explicó Lledó en esta entrevista, que la UE sancionó a España por el incumplimiento de las normativas europeas en la cuestión de los vertidos de aguas fecales. Las sanciones también se refieren a la falta de separación entre aguas pluviales y fecales, un problema que el Ayuntamiento de Ibiza no ha sabido resolver en décadas.

La denuncia interpuesta por los vecinos de Talamanca ante la UE por los vertidos de la depuradora se basaba en informar sobre      «la mala calidad del agua y por la mala habitabilidad en Ibiza».

Y es que, recordó Ana Lledó, este problema de la depuradora «afecta a toda la isla». Pero es en Talamanca y ses Feixes donde tiene especial gravedad: «Estamos todos los días con los vertidos. Esto está lleno de pozos de aguas fecales».

Mientras tanto, los residentes en la zona esperan que la nueva depuradora se convierta en una realidad porque, además de poner fin a los vertidos, “llegará agua depurada a ses Feixes” y, con ello, habrá esperanza en recuperar este pulmón de la ciudad.