Imagen de las obras que se están acometiendo actualmente. Este túnel dará acceso al ascensor que conectará directamente con el parador. | Daniel Espinosa

7

Turespaña, responsable de la construcción del futuro Parador de Ibiza, ubicado en el Castillo de Dalt Vila, negó este lunes haber perforado la muralla renacentista para construir un túnel. La imagen de esta obra generó inquietud en numerosos ciudadanos que pudieron observarla en redes sociales. Sin embargo, la entidad pública dejó claro que esta intervención se ha llevado a cabo «en la montaña sobre la que se asienta la muralla renacentista, de la que no se ha tocado ni una piedra».

Fuentes de Turespaña consultadas por Periódico de Ibiza y Formentera recordaron que la construcción de este túnel fue aprobada en 2015, «cuando el proyecto de los arquitectos Andrada, Lliso y Manzano-Monis ganó el concurso de ideas» convocado por este ente dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Indicaron también que «esta obra de ingeniería cuenta con todos los informes preceptivos». Y subrayaron que, a pesar de ello, los trabajos se han ejecutado «llevando a cabo la monitorización en todo momento de la muralla». Este control les ha permitido certificar que la misma «no se ha visto afectada por las obras, según ha constatado la auscultación realizada».

Las mismas fuentes explicaron que este túnel dará acceso a una «galería de ascensores» que, a su vez, conectará directamente con la recepción del parador. Se trata, añadieron, de la entrada principal a lo que serán las instalaciones turísticas de este histórico entorno. Instalaciones que ofrecerán a los visitantes la posibilidad de acceder a los yacimientos arqueológicos hallados durante la ejecución de las obras del establecimiento hotelero. «Las obras», explicaron, «han sacado a la luz restos arqueológicos valiosos que han prolongado más allá de lo previsto el plazo de duración inicial de los trabajos». Y serán estos restos los que podrán ser visitados, destacando entre ellos, según explicaron, partes de la muralla que permanecían ocultas.

Los trabajos no han perforado la muralla sino la montaña.

«Todo el recinto es un rico yacimiento histórico y Turespaña», señalaron, «ha hecho una apuesta decidida por estudiar y poner en valor los hallazgos arqueológicos del Castillo». Así, todos estos restos «se documentarán y se van a habilitar hasta nueve catas arqueológicas para visitar estos restos».

Tanto desde el Consell de Ibiza como desde el Ayuntamiento confirmaron que los trabajos no habían afectado a la muralla. Fuentes de la institución insular recordaron que el proyecto «cuenta con el visto bueno de la Comisión de Patrimonio» y que, además, ha sido aprobado por la CIOTUPHA. Este organismo, añadieron, «aprobó el proyecto con la condición de que el perfil geomorfológico rocoso de la roca ha de ser estrictamente reproducido en el acabado final del parking». Para ello, ha sido necesario «levantar un perfil en 3D», añadieron.

Por parte del Ayuntamiento de Ibiza, fuentes municipales confirmaron que el túnel «pasa por debajo de la muralla». «El proyecto», añadieron, «cumple todos los trámites exigibles y ha estado validado por las ponencias del Consell y del Ayuntamiento», según concluyeron.

El apunte
Gisela Revelles

Una ampliación de tres millones de euros para acabar las obras

Gisela Revelles

El Consejo de Ministros aprobó el pasado día 14 autorizar a Turespaña a destinar una partida de casi 3 millones de euros para acabar las obras del del Parador de Ibiza. Si todo va según lo previsto, se inaugurará en 2023. Contará con 70 habitaciones, spa y piscina. Entre los trabajos más complicados destaca la construcción del aparcamiento, vinculado al túnel de acceso. Los usuarios podrán subir desde el parking a la recepción del parador a través de ascensores a los que accederán por el túnel.