Vista del solar donde está previsto construir el nuevo hospital. | Marcelo Sastre

10

El médico y empresario Francisco Vilás ha ampliado la querella que actualmente tiene interpuesta contra la alcaldesa de Santa Eulària, Carmen Ferrer, y «los técnicos y políticos» del Consell d’Eivissa encargados de informar favorablemente sobre «la última versión del informe de movilidad del proyecto de negocio hospitalario privado promovido por Juan Tur Viñas», a la consellera de Bienestar Social y Recursos Humanos, Carolina Escandell, y al administrador de Iniciativas Médicas de Ibiza y Formentera S.L., el propio Tur Viñas, por un presunto delito de prevaricación.

Según indicó Vilás, «la aprobación de este informe de movilidad solo puede obedecer a un garrafal error por parte de los técnicos firmantes o bien a una malintencionada connivencia y voluntad política de aprobar el proyecto de una manera fraudulenta y del todo contraria al ordenamiento jurídico y a las propias prescripciones realizadas en el muy reciente pasado por del Consell», aseguró.

«Cifras falsas»

Considera que las previsiones de aforo y personal de dicho informe no se corresponden con la realidad. «Aprobar un informe de movilidad de un proyecto que está basado en cifras falsas, por obsoletas, constituye, cuanto menos un gravísimo error, por parte de los técnicos firmantes, cuando no una connivencia constitutiva de delito, con el único objetivo de aprobar un proyecto cueste lo que cueste, haciendo prevalecer voluntades políticas sobre la viabilidad, la sostenibilidad viaria, la seguridad y el bienestar y el futuro de la población de Nuestra Señora de Jesús», recalcó el empresario.

La cifra de aforo en la que se basa el informe de movilidad es de 2.250 personas y la cifra real de aforo del actual proyecto es de 3.144 Personas, «que constituye casi 100% de la población actual del núcleo urbano de Jesús». En cuanto a las cifras de personal, el informe de movilidad aprobado estima 175 personas empleadas, mientras que el actual proyecto estima 551 empleados.

«El hecho de que el Consell se atreva a decir que un proyecto hospitalario, con un aforo previsto igual a la población total del núcleo urbano de Jesús, no afectará de manera apreciable al tráfico de los accesos de Jesús, incluyendo además a la variante y carretera de Cala Llonga, no sólo es temerario sino prueba de una más que sospechosa connivencia con los promotores de dicho negocio privado», subrayó Francisco Vilás.

Además, denunció que el propio informe de viabilidad reconoce gravísimas carencias y deficiencias en el proyecto, entre ellas una tan importante como que las plazas de parking proyectadas no serán suficientes para el aforo previsto. Algo a lo que el propio proyecto busca dar solución «sugiriendo la ampliación las líneas y las frecuencias del transporte público hacia y desde Jesús, pero sin hacer una evaluación del coste económico de dicha ampliación para el Consell de Ibiza, que nosotros sí hemos estimado en más de 1.500.000 euros que pagaremos todos para favorecer los intereses del empresario promotor».

«Graves deficiencias»

Por otra parte, indica el texto de la querella, en agosto de 2010 el Consell d’Eivissa concedió la Declaración de Interés General para la construcción de un complejo sanitario en la localidad de Jesús. Sin embargo, según denuncia Vilás, el proyecto objeto de esta declaración carece del preceptivo informe favorable de evaluación de impacto ambiental, ya que la Comisión Balear de Medio Ambiente acordó en el mes de febrero de 2010 no emitir dicho informe «hasta la subsanación de una serie de graves deficiencias», para lo que otorgó un plazo de tres meses.

Sin embargo, según se desprende del escrito al juzgado remitido por la acusación de Francisco Vilás, a día de hoy no se han subsanado las graves deficiencias, por lo que el proyecto no cuenta con informe de impacto ambiental, lo que equivale a que no podría tener la Declaración de Interés General.