La Colla de sa Bodega ofrece un gran espectáculo a los asistentes. | Marcelo Sastre

0

Las Festes de la Terra comenzaron ayer a las 19.30 horas en el paseo de Vara de Rey. Una jornada muy esperada por los vecinos, que se inauguró con el desfile de carros tradicionales, en total participaron 10 carruajes.

Este recorrido se alargó más que otros años y pasó por las calles del barrio de la Marina. También recorrió la avenida de Santa Eulària, avenida de Bartomeu Ramón i Tur; Vara de Rey, calle Jaume I, calle Avicena, calle Pere Sala, calle Anníbal, calle Antoni Palau, calle Manuel Sorà, calle Josep Verdera, calle de la Creu y calle Riambau.

Al finalizar el trayecto, el Passeig de s’Alamera albergó a decenas de asistentes que no quisieron perderse el espectáculo de la Colla de sa Bodega. Tras esta actuación, tuvo lugar la Trobada d’artesans i oficis d’Eivissa, en la que participaron unos 80 artesanos. A la finalización de esta actividad llegó el momento de la noche de ayer: el concierto de la Big Band Ciutat d’Eivissa, que se encargó de cerrar la velada a las 21.30 horas en el parque Reina Sofía donde se instalaron 800 sillas. Este concierto contó con un amplio y emotivo repertorio de temas de jazz.