Un taxi cargando pasajeros en el puerto de Ibiza, en una imagen de archivo. | Daniel Espinosa - Archivo

14

El Ayuntamiento de Ibiza ha iniciado el expediente administrativo sancionador a cinco taxistas del municipio por rechazar uno tras otro un servicio reservado con anterioridad a la Federación Insular del Taxi de la isla de Eivissa (FITIE) por un traslado a el hospital de Can Misses de un paciente de oncología. Los expedientes se incoarán en las próximas semanas y las personas denunciadas recibirán la notificación a principios de septiembre.

El hecho de negarse a prestar servicios esenciales -como son el transporte a personas con movilidad reducida, en el hospital, en el puerto y en el aeropuerto- sin causa justificada, está considerado como una infracción muy grave recogido tanto en el artículo 89 de la Ley de transporte terrestre y movilidad sostenible de las Islas Baleares como artículo 36 del Reglamento del Servicio de Transporte Urbano de Viajeros en automóviles ligeros de alquiler con conductor del Ayuntamiento de Eivissa. Ambas documentos recogen que las infracciones muy graves deben sancionarse con una multa de 1.001 a 6.000 euros.

El concejal de Movilidad, Aitor Morrás, ha recordado que «este tipo de servicios esenciales deben ser prioritarios y en ningún caso se pueden rechazar. La ciudadanía ibicenca merece un buen servicio de taxi y no podemos permitir que se repitan circunstancias como ésta, muy habitual durante los meses de verano».

Desde la concejalía de Movilidad han recordado que los técnicos del consistorio revisan los servicios prestados y rechazado por los taxistas del municipio, un control que se realiza a través del sistema de gestión mediante tecnología de posicionamiento por satélite (GPS) de la flota del servicio de transporte urbano e interurbano de viajeros en vehículo turismo del Ayuntamiento de Eivissa.

El objetivo de este trabajo es garantizar un servicio eficiente y de calidad que llegue por igual a la totalidad de las personas residentes y visitantes de Ibiza.