Los locales de ocio de Ibiza, pendientes de posibles restricciones en la venta de hielo | Marcelo Sastre

15

La ola de calor, la vuelta completa a la normalidad y el encarecimiento de la factura de la luz han hecho que estos días encontrar hielo en algunos supermercados sea un trabajo complicado.

El desabestecimiento de este producto es un tema que se habla cada día. La gente está comprando de forma masiva y exagerada uno de los productos más demandados en verano por miedo a la falta de existencias.

Tanto es así, que muchos supermercados se han visto obligados a limitar la venta de hielo a los consumidores. «Máximo 5 bolsas o 1 saco por cliente», se podían leer en los congeladores de los tres Mercadona con los que cuenta la isla.    Los supermercados Eroski también han limitado la venta de hielo a cinco bolsas por cliente.

«Algunos hacen «trampa» porque vienen en grupo pero con varios carros para llevarse más. Hoy hemos recibido hielo pero se ha acabado», explicó Patricia, una trabajadora del Mercadona. En otro supermercado de la misma compañía, una de sus empleadas aseguró que «no ha llegado hielo por parte del proveedor».

La razón: la drástica subida de la luz impidió a las fábricas de hielo producir y almacenar el máximo de stock para verano. «Nosotros fabricamos en primavera. Por la subida de la luz, nosotros y otros fabricantes de la isla estuvimos parados un mes entero», señaló Abraham Morella, gerente de Hielo Pitiüs, una de las distribuidoras de hielo en Ibiza, a Periódico de Ibiza y Formentera.

«El consumo se ha triplicado por las ganas de la gente de salir este verano después de la pandemia y se ha acentuado por el calor», puntualizó Morella. No es extraño en estos días, tanto en Ibiza como en el resto del país, las llamadas de hosteleros, supermercados y gasolineras a los proveedores por conseguir sacos de hielo.    «No hay nada. Nosotros de momento tenemos pero controlamos mucho el servicio y el reparto», puntualizó el gerente de Hielo Pitiüs.

Las  discotecas

Los establecimientos de ocio de Ibiza parece que, por el momento, se están librando de los problemas de abastecimiento de hielo que, en plena ola de calor y con las temperaturas disparadas, sí se están registrando en locales de la isla de Mallorca. Sin embargo, desde la asociación Ocio de Ibiza reconocieron este sábado estar en alerta «porque parece que no hay mucho hielo en la isla» y se podrían estar registrando ya pequeños problemas de suministro.

«Ya se ha avisado a las empresas de ocio sobre la posibilidad de restricciones. De momento, no las está habiendo, pero han sido avisadas por si acaso», explicaron desde la patronal.

El motivo de la falta de hielo es que, durante el pasado invierno, las fábricas de la Península que suministran a Mallorca no almacenaron producto para distribuirlo en verano. Los elevados costes de producción, con el encarecimiento de la electricidad y del petróleo, habrían llevado a las empresas a tomar la decisión. Al mismo tiempo, la demanda se habría incrementado entre un 50% y un 60% con la reactivación económica y turística.

Desde Ocio de Ibiza, el gerente José Luis Benítez reiteró este sábado que, en principio, las empresas de la isla no se están viendo afectadas por esta situación y explicó cómo hace algunos años el sector ya se vio perjudicado por una ‘crisis del hielo’, llegando incluso a tener que importarlo desde Reino Unido con el elevado gasto que ello supuso.

Fue hace más de una década cuando las grandes discotecas de la isla y numerosos establecimientos de restauración se las vieron y se las desearon para contar en aquel momento con el hielo necesario para satisfacer la demanda. Benítez recordó este sábado cómo, durante aquella crisis, en las gasolineras de Ibiza se limitaron las ventas de hielo a varias bolsas por persona.

«Ahora está habiendo problemas, pero no hasta ese punto todavía. Algunas empresas nos han comentado que pueden sufrir restricciones, pero por el momento no se han producido», insistió este sábado el gerente.

Según Benítez, tras aquella situación, muchas empresas de ocio de Ibiza optaron por adquirir máquinas productoras de hielo o adaptar grandes espacios para almacenar enormes cantidades del producto. Sin hielo, las pérdidas para un local de ocio pueden ser «muy grandes», lamentó José Luis Benítez, puesto que no venderían combinados y las botellas de alcohol de alta graduación no pueden almacenarse en congeladores u otros espacios refrigerados.