Un tramo de la calle Músic Fermi Marí. | Toni Planells

Fermí Marí fue un destacado músico ibicenco de principios del siglo XX. Compositor y pianista, pertenecía a una estirpe de músicos ibicencos, es Seguinets. Responsable de ponerle la banda sonora a las películas de cine mudo en el teatro Pereira, también fue uno de los responsables de la creación del Orfeo Eivissenc, del que formó parte al igual que de la orquesta de cámara de Sant Domingo antes de trasladarse a Palma para dedicar su vida a la música.

En el callejero ibicenco, Music Fermí Marí hace referencia a un kilómetro de calle que une Figueretes con el barrio de Cas Serres de Dalt. Una calle que alberga tramos muy distintos entre sí. A la vez, estos recorridos comparten una calma que contrasta con la cantidad de servicios que ofrece esta calle. Desde dos grandes superficies donde hacer la compra, y un colegio, el CEIP Cas Serres, hasta el centro de Salud de Es Viver, sin perder de vista un gimnasio de artes marciales, una iglesia evangelista, o Can Casals, sede del GEN-GOB en Ibiza. Todos estos espacios forman parte del repertorio de la calle que homenajea al Seguinet.

Music Fermí Marí también cuenta con un acceso al parque de Cas Serres, lo que lleva a vecinas del barrio como Carol y Marianela a pasear con sus respectivos perros, Mel y Dolce. «Es una zona muy tranquila», coinciden las dos. También están de acuerdo a la hora de afirmar que «esta calle suele estar bastante limpia siempre». A la otra altura de la vía, Isabel, también vecina de la zona, no suscribe la opinión de sus vecinas respecto a la limpieza.

«Más vigilancia»

Noticias relacionadas

De hecho, reclama «más vigilancia y más sanciones a quienes dejan que sus perros hagan sus necesidades en la acera y, después, no las recojan». Otra de las vecinas de la zona, Manuela, coincide con la denuncia de Isabel respecto a la limpieza. «Está lleno de cacas de perros pequeñitos, la culpa es, sobre todo, de la gente», indica.

Eloina, también vecina, asume que «todos los barrios de Vila están igual de sucios. Esta calle no es una excepción». Sin embargo, como la mayoría de las personas preguntadas en la zona por Periódico de Ibiza y Formentera, Eloina también puso en valor la cantidad de servicios que alberga esta calle. «Está todo cerca», señala. «Tenemos supermercados, tiendas y el centro de salud. Esta calle está cerca de todos lados. Tenemos Vila al lado y estamos a un paseo de la playa o de cualquier sitio. No necesitamos coger el coche para nada. ¡Hasta el cementerio lo tenemos aquí al lado!», añadía el vecino con humor mientras reconocía que está encantado de haberse mudado a la zona tras dos décadas viviendo en el campo y «cogiendo el coche para cualquier cosa que necesitaba».
Óscar también prefiere utilizar esta calle para llegar a Vila. «Se llega antes caminando que yendo en coche y teniendo que aparcar», observaba el vecino de Es Viver. «Es una calle fea, pero eso pasa en toda la ciudad nueva de Vila», reconocía el vecino que subrayaba que «salvo algún acto puntual, es una calle tranquila».

«Una vía pacífica pero que, a la vez, es bastante transitada», observaba Valentina desde la pastelería artesana Forn Ca Na Pilar. Matías es su pareja y trabaja toda la noche en el obrador de la pastelería. Desde esa perspectiva nocturna, el pastelero asegura que «durante la noche hay mucha seguridad. No para de pasar la Policía a todas horas», apunta.