Imagen de archivo de viviendas en Vila. | Daniel Espinosa

La encuesta encargada por el Ayuntamiento de Eivissa a la Fundació Universitat i Empresa ha permitido detectar que hay en estos momentos casi 998 viviendas vacías en el municipio. Viviendas en las que, a pesar de las repetidas visitas de los encuestadores, no se ha localizado ni a propietarios ni a inquilinos. El mismo estudio arroja también que, como mínimo, hay en la ciudad 298 pisos de uso turístico ilegal. Una cifra que probablemente sea más elevada dado que 3.291 encuestados (17,46%) no han querido informar sobre la vivienda en la que se encontraban en el momento de realizarles las preguntas.

Las cifras

El estudio constata que en la ciudad existen actualmente 23.759 unidades catastrales con uso residencial, de las cuales 22.579 son viviendas. De estas, el 83,48% (18.850) han sido visitadas por los encuestadores de la fundación, que han logrado que respondan a las preguntas 15.559 (82,54%). El resto, 3.291 (17,46%) no han querido contestar. Además, hay 3.729 viviendas (16,52%) en las que los autores del estudio no han podido encontrar a nadie que respondiera a las preguntas. El resto hasta 23.759 se reparte entre 770 establecimientos turísticos legales, 87 unidades con errores catastrales y 323 de uso no residencial.

Entre quienes sí han contestado a las preguntas de este estudio y censo de viviendas, el 84,5% (13.150) ha indicado que se trata de su vivienda habitual. 824 (5,3%) ha indicado que es una segunda vivienda, mientras que 288 (1,9%) ha señalado que se trata de una residencia de temporada. 299 (1,9%) son viviendas destinadas al alquiler turístico ilegal, mientras que 998 son casas cuyos propietarios han admitido que están vacías.

En lo que a las viviendas turísticas ilegales se refiere, la mayoría se concentran en es Viver, la Marina y Dalt Vila, aunque se pueden encontrar este tipo de pisos por toda la ciudad. Esta información, según ha señalado el exconcejal de Vivienda, Aitor Morrás, se remitirá al Consell d’Eivissa, que «el que tiene las competencias para actuar».

En cuanto a las viviendas vacías, 998, «muchas de ellas pertenecen a grandes tenedores», afirmó Morrás. Sobre esta cuestión, el alcalde de Ibiza, Rafa Ruiz, explicó que «solo 10 personas concentran en sus manos casi 400 pisos en la ciudad». «Solo 30», según añadió, «concentran más de 700. No es normal». Y es que el estudio ha detectado que, por ejemplo, hay sociedades con 50 propiedades de las cuales nada menos que 47 están vacías. Los grandes tenedores en Ibiza se reparten entre sociedades privadas (15) y particulares (21). Entre todos ellos acumulan 763 pisos, de los cuales 355 están vacíos, según este trabajo. Una situación que Ruiz calificó de «grave». «A mí me parece que tener cinco pisos ya es mucho», afirmó, «sobre todo si están vacíos. La vivienda es un derecho, no un lujo».

Tenencia

Noticias relacionadas

En lo referente al régimen de tenencia, la encuesta recoge que el 45% de los pisos, 6.346, es de propiedad, mientras que un 41,8% (5.891) es de alquiler. El 10,5%, 1.484, está hipotecado y 367 han sido cedidos a sus habitantes. En cuanto a los precios, la gran mayoría de los hipotecados paga cuotas de entre 300 y 1.000 euros. En el caso del alquiler, los precios más habituales oscilan entre los 700 y los 1.000 euros, aunque también son numerosos los arrendatarios que pagan hasta 1.300 euros mensuales por su vivienda.

Por otro lado, buena parte de las viviendas de Ibiza están ocupadas por entre dos y cuatro personas. Así, en el 30,67% (4.234) residen dos personas. En 2.993 viviendas (21,68%) viven tres, mientras que en 2.480 (17,67%) lo hacen cuatro. Hay 2.623 viviendas (19%) en las que solo reside una persona mientras que hay 99 pisos que los que viven entre ocho y 14 personas.

Con esta radiografía en la mano, desde el Ayuntamiento de Ibiza se hace especial hincapié en el hecho de que haya casi 1.000 viviendas vacías en el municipio. Una situación que el alcalde considera «anormal». Lo mismo sucede en lo relativo a los grandes tenedores. Y es que, además de que «ninguna persona necesita 30 pisos para vivir», la irrupción de este tipo de propietarios en el municipio «es la principal causa de la distorsión social» que afecta a Vila en estos momentos, en palabras de su alcalde.

Pisos turísticos

Sobre los pisos turísticos ilegales, Ruiz recordó que esta información se trasladará al Consell d’Eivissa para que actúe. Pero ha reclamado «un trabajo conjunto» de todos los ayuntamientos para afrontar el problema puesto que se da en toda la isla. «Los turistas», según afirmó, «han de estar en hoteles, apartamentos y establecimientos adecuados, que tanta riqueza distribuyen y dan trabajo a tanta gente».

Aitor Morrás, por su parte, solicitó también la «colaboración con las diferentes administraciones» para buscar soluciones. El ex edil de Vivienda señaló que, entre las acciones que puede tomar el Ayuntamiento, se encuentra la puesta en marcha «en breve» de la Oficina de Vivienda. Morras admitió que muchos propietarios temen alquilar sus pisos por la morosidad o los subalquileres. Sin embargo, a través de esta oficina, que dirigirá el nuevo responsable municipal del área, Ricard Clivillé, «sí se podrá poner a familias y propietarios en contacto» con el fin de evitar los problemas.